Así sería la vida de los últimos humanos supervivientes de una guerra nuclear

El líder ruso Vladimir Putin ha sugerido que consideraría usar armas nucleares si se enfrenta a una respuesta militar de la OTAN en Ucrania, o si se enfrentará a una amenaza directa a su persona o régimen.

 Si la guerra se extiende a un país de la OTAN como Estonia o Polonia, se produciría una confrontación directa entre Estados Unidos y Rusia, con un claro peligro de escala nuclear desbocada.

Por lo tanto, podría decirse que el mundo está ahora más cerca de un conflicto nuclear que en cualquier otro momento desde la crisis de los misiles cubanos de 1962. Entonces, ¿Cómo sería en realidad un intercambio nuclear a gran escala? ¿Es realmente un Armagedón global, o algunas personas y lugares podrían sobrevivir?

Muchos científicos ya han investigado esta cuestión. Su trabajo es sorprendentemente poco conocido, probablemente porque en tiempos de paz nadie quiere pensar en lo impensable. Pero ya no estamos en tiempos de paz, y las sombras de múltiples nubes en forma de hongo se ciernen una vez más sobre nuestro planeta.

Así son los inventarios actuales de armas nucleares

La última evaluación de la capacidad militar nuclear rusa estima que a principios de 2022, Rusia tiene una reserva de aproximadamente 4.477 ojivas nucleares, casi 6.000 si se incluyen las ovejas “retiradas”. Estados Unidos mantiene un inventario similar de 5.500 ojivas, de las cuales 3.800 son de despliegue rápido.

LEER
El futuro (o presente) del coche eléctrico

El poder explosivo de estas armas es difícil de comprender. Se ha estimado que alrededor de 3 millones de toneladas (megatones o Mt) de TNT equivalente fueron detonadas en la Segunda Guerra Mundial.

A modo de comparación, cada uno de los submarinos Trident del Reino Unido lleva 4 megatones de TNT equivalente en 40 ojivas nucleares, lo que significa que cada submarino puede causar más destrucción explosiva que la tu que tuvo lugar durante la segunda guerra mundial.

Hiroshima y Nagasaki

En 1945, Estados Unidos atacó las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki con bombas atómicas, dándonos dos ejemplos del mundo real de los efectos de las armas nucleares en las poblaciones humanas.

Un total de 140.000 personas en Hiroshima y 73.000 en Nagasaki murieron instantáneamente o dentro de los cinco meses debido a la explosión nuclear, el intenso calor radiante de la bola de fuego y la radiación ionizante.

Muchas personas atrapadas a menos de 1 kilómetro de la zona fueron carbonizadas por los rayos de calor, y las que se encontraban a 1.5 km de distancia sufrieron quemaduras repentinas y luego se desprendieron grandes áreas de la piel. Algunos especialmente los que estaban dentro de los edificios quedaron reducidos a huesos blancos ya que toda la carne se vaporizo por el intenso calor.

Las existencias se agotan en un solo año y, para el cuarto año, un total de 1.300 millones de personas se enfrentan a una pérdida de alrededor de una quinta parte de su suministro actual de alimentos.

LEER
Extinción masiva de insectos, el 30% de especies ha desaparecido en las últimas décadas

Los investigadores concluyen que “un conflicto regional que utilice el 1% del arsenal nuclear mundial podría tener consecuencias adversas para la seguridad alimentaria global sin precedentes en la historia actual”.

Estudiando el problema

Un estudio de 2014 del mismo escenario (de un intercambio nuclear de 100 armas entre india y Pakistán), encontró que el hollín que penetra en la estratosfera causaría un daño severo a la capa de ozono de la Tierra, aumentando la penetración de los rayos UV en un 30 u 80 por ciento en las latitudes medias.

Esto causaría “un daño generalizado a la salud humana, la agricultura y los ecosistemas terrestres y acuáticos”, escribieron los investigadores. “El enfriamiento y el aumento de los rayos ultravioletas combinados, ejercerían presiones atmosféricas significativas sobre los suministros globlaes de alimentos y podrían causar una hambruna nuclear”.

Muchos sobrevivientes, que más tarde se conocerían como hibakusha en japonés, sufrieron enfermedad por radiación aguda (ARS) por los rayos gama y de neutrones liberados por la fisión nuclear en las explosiones.

 Los síntomas incluían diarrea sanguinolenta, pérdida de cabello, fiebre y sed intensa. Muchos murieron después. Además de la radiación directa de las bolas de fuego, también estuvieron expuestos a la lluvia radioactiva de la bomba.

Efectos a largo plazo

Los efectos a largo plazo de la radiación experimentados por los hibakusha se han estudiado intensamente e incluyen niveles elevados de leucemia y canceres sólidos. Sin embargo, experimentar un bombardeo atómico no fue una sentencia de muerte automática: entre los 100.000 sobrevivientes, la tasa de exceso de cáncer durante los años siguientes fue de alrededor de 850 y leucemia de menos de 100.

LEER
Extraen de la nariz de un adolescente un extraño objeto

Hiroshima y Nagasaki muestran que, aparte del ARS a corto plazo, la radiación a largo plazo de la lluvia radioactiva será el menor de nuestros problemas después de una guerra nuclear. Mucho más grave será el colapso social, hambre y la ruptura de gran parte de la biosfera planetaria.

Conflicto Nuclear limitado: 100 ojivas entre India y Pakistán

Antes de la guerra de Ucrania, parecía muy poco probable que las superpotencias se enfrentaran nuevamente, por lo que muchos investigadores se dedicaron a estudiar los impactos de los conflictos nucleares más limitados.

Un estudio publicado analizó los impactos probables de un intercambio nuclear de unas 100 detonaciones del tamaño de Hiroshima (15 KT cada una) en las áreas urbanas más probabas de India y Pakistán.

Se estimó que cada detonación incinero un área de 13 kilómetros cuadrados, con este escenario generando alrededor de 5 TG (Teragramos) de hollín a medida que el humo de los incendios forestales y los edificios en llamas ingresaban a la atmosfera.

Las muertes humanas directas en este escenario de guerra nuclear “limitada” no se cuantifican en el estudio, pero presuntamente serian de decenas y cientos de millones. Los impactos planetarios también son severos; a medida que el hollín llega a la estratosfera, circula globalmente, bloqueando la radiación solar entrante y reduciendo la temperatura de la superficie de la tierra en 1.8 grados centígrados en los primeros cinco años.

LEER
¿Sabías quién y cuándo se inventó el teléfono?

Y después el frío

Este sería un enfriamiento mayor que el causado por cualquier erupción volcánica reciente, y más que cualquier perturbación climática durante al menos los últimos 1.000 años. Los patrones de lluvia se alteran drásticamente y la precipitación total se reduce aproximadamente en 8 por ciento.

Las exportaciones de alimentos colapsan medida que se agotan las existencias en un solo año, un total de 1.300 millones de personas se enfrentan a una pérdida de alrededor de una quinta parte de su suministro actual de alimentos.

Los investigadores concluyen que un conflicto regional que utilice 1 por ciento del arsenal nuclear mundial podría tener consecuencias adversas para la seguridad alimentaria mundial sin precedentes en la historia moderna. Según estudios el hollín penetrara en la estratosfera dañando la capa de ozono de la tierra

¿Una guerra nuclear podría conducirnos a la extinción humana?

Incluso el escenario de guerra nuclear de hollín de 150 Tg es mucho menor que la cantidad de humo y otras partículas arrojadas a la atmosfera por el asteroide que golpeo la Tierra al final del Cretácico, hace 65 millones de años, matando a los dinosaurios y a unos dos tercios de las especies vivas en ese momento.

Esto implica que algunos humanos sobrevivirían, eventualmente para repoblar el planeta, y que una extinción a nivel de especia del Homo sapiens es poco probable incluso después de una guerra nuclear a gran escala.

LEER
Documentales que no te puedes perder este invierno

Pero la gran mayoría de la población humana sufriría muertes extremadamente desagradables por quemaduras, radiación e inanición, y la civilización humana probablemente colapsara por completo. Los sobrevivientes se ganarían la vida a duras penas en un planeta devastado y estéril.

Fue esta comprensión compartida de las consecuencias del Armagedón nuclear lo que condujo a la declaración de 1985 del entonces presidente Estado Unidense Ronald Reagan y el secretario soviético Mikhail Gorbachev de que “una guerra nuclear no se puede ganar y nunca se debe librar”. Esta declaración fue reafirmada por los presentes Biden y Putin en enero de 2022. Incluso cuando la guerra continua en Ucrania, sigue siendo tan cierta ahora como lo fue entonces.

Con los hospitales infantiles bombardeados y los refugios bombardeados mientras huyen, las emociones se disparan. Pero, en última instancia, debe prevalecer la cabeza fría, para que podamos alejarnos colecta mente del borde de la confrontación entre Rusia y la OTAN antes de que sea demasiado tarde.

 El precio de la escalada nuclear es un suicidio planetario, sin ningún ganador. Eso no salvara vidas en Ucrania, simplemente aumentara el número de muertos de la guerra actual de miles de millones.

Yoga: Tipos y beneficios

Estudio revela tendencias grupales peligrosas en personas que caminan mirando el móvil