Así transcurrió la primera misión tripulada de Crew Dragon

Fue a mediados de noviembre de 2020 cuando finalmente fuimos testigos de cómo SpaceX elevó el vuelo gracias a su proyecto más codiciado junto a la NASA, y esto lo logró llevando al espacio a la cápsula Crew Dragon con cuatro astronautas a bordo.

No todo fue miel sobre hojuelas, pues tuvieron que superar problemas en los motores que los impulsarían hasta la órbita de nuestro planeta, pero al final todos esos años de experimentos y preparación dieron sus frutos, al menos para esta etapa del proyecto.

El lanzamiento fue todo un éxito y lo que sigue ahora es que Crew Dragon se desplazara hasta la Estación Espacial Internacional, donde los astronautas Mike Hopkins, Victor Glover, Soichi Noguchi y Shannon Walker permanecerán por seis meses.

Esta fue la travesía desde la preparación hasta el lanzamiento del Crew Dragon

Entendiendo la importancia de esta misión especial

Ha comparación de hace varias décadas atrás cuando los lanzamientos eran algo que emocionaba las personas, ahora somos un poco indiferentes por la cantidad de viajes al espacio que se ha vuelto habitual.

Sin embargo, la NASA se muestra especialmente emocionada por esta misión durante la última década y es que no se trata de un viaje “de rutina” y esto está ampliamente relacionado con el segundo alunizaje

Y es que incluso los más escépticos sobre el alunizaje tienen -aparentemente- un punto a su favor para dudar cuando ellos se preguntan ¿cómo es posible que en la década de los 60 haya llegado el hombre a la Luna, y ahora con la tecnología tan avanzada no se ha podido llegar?

Pero hay una explicación para esto que va desde un declive en la economía de Estados Unidos después del alunizaje que no permitió a la NASA volver a realizar una misión así de importante.

Mucho se aprendió desde ese viaje, y una de esas cosas es todo el presupuesto y los avances que se requieren, y una forma de lograr regresar a la Luna e incluso ir más allá, es creando una tecnología donde las cápsulas no solo sean capaces de alunizar, sino también de regresar y aterrizar.

Nuestro protagonista de hoy, la cápsula Crew Dragon, sería finalmente la clave ante estas problemáticas, desde luego, primero debían de observar su rendimiento con esta misión al EEI.

Así que por el momento, esta misión principalmente se trata de recopilar toda la información necesaria para continuar mejorando el Crew Dragon, de obtener buenos resultados, este sería oficialmente acreditado como un vehículo altamente seguro para transportar personas.

Y es que uno de los objetivos a futuro del fundador de SpaceX, Elon Musk, es no solamente poder transportar astronautas altamente preparados, sino también poder llevar civiles, personas comunes y corrientes a un viaje al espacio con una garantía excepcional de seguridad.

Conociendo al Crew Dragon

Esta cápsula tendría como objetivo llevar a los astronautas hacia la órbita terrestre montado en el cohete Falcon 9 de SpaceX.

La cápsula cuenta con apenas 3.9 metros de diámetro, pero cuenta con siete asientos y tecnología táctil en sus controles que se desarrolló durante diez años aproximadamente.

¿Por qué tanto tiempo? Bueno, SpaceX se aseguró que el Crew Dragon contara con “piloto inteligente”, capaz de realizar las maniobras y de gestionarse de forma autónoma, delegando a los pilotos la tarea de monitorearlo y realizar otras funciones.

Desde luego, en caso de descompostura o emergencia, el control pasará directo a los astronautas quienes podrán realizar todo manualmente, afortunadamente no ha sido el caso.

Fue así como el Falcon 9 despegó y depositó al Crew Dragon en órbita, que continuaría su trayecto al EEI con sus propios propulsores más precisos para realizar maniobras lentas y exactas.

Resiliencia

Toda la estructura de la nave fue bautizada con el nombre de “Resiliencia”, pues además de festejar uno de los avances en el transporte espacial más importantes de la modernidad, también celebra la fuerza del ser humano.

Resiliencia, en términos psicológicos, significa la capacidad de una persona para superar las dificultades y grandes sucesos traumáticos.

Para la NASA y SpaceX, haber llevado a Crew Dragon al espacio fue su acto de resiliencia más grande en medio de eventos estresantes, terroríficos y desafiantes como el de la pandemia que estamos viviendo que también ha golpeado duro la economía y la calidad de vida de todos.

En lo que respecta a todos los involucrados en este lanzamiento, ha sido la extraordinaria  lucha en la Tierra ante estas dificultades lo que ha puesto a Crew Dragon en lo más alto.

Un seguimiento de cerca a la preparación de los astronautas

Gracias a las redes sociales y todos los medios del internet, es que pudimos ver por primera vez y muy de cerca los momentos más destacables de los astronautas justo antes del lanzamiento.

La última comida de los astronautas en la Tierra antes de pasar medio año en el espacio fue algo digno de disfrutar, pues lejos de comer alimentos especiales y exageradamente nutritivos como lo imaginamos, de hecho se trató de un festín:

Mike Hopkins disfrutó de un delicioso bistec con papas fritas sazonadas en Nueva York, mientras que su compañera, la astronauta Shannon Walker, degustó una jugosa hamburguesa brioche con papas fritas y ensalada.

Victor Glover prefirió una exquisita chuleta de cordero con puré de camote y con ensalada aderezada, mientras que el japonés Soichi Noguchi prefirió un clásico de su país, curry japonés con arroz acompañado con pollo empanizado con panko y papas fritas.

Tiempo después, se compartieron imágenes del “camerino” de los astronautas donde todo un equipo de especialistas ayudaron a los astronautas a colocarse sus modernos trajes espaciales, que aunque son mucho más ligeros que nunca, guardan mecanismos complejos dentro de ellas.

Se dice que durante su trayecto en vehículo hasta la plataforma de lanzamiento, escucharon sus canciones favoritas para relajarse.

Entre las melodías destaca “How it feels to Fly” de Alicia Keys, “Till I collapse” de Eminem, “Uptown Funk” de Bruno Mars, “In the Air Tonight” de Phil Collins, entre otras.

Llegando así a salvo hasta la plataforma con horas de anticipación para tomarse el tiempo necesario para alojarse en la cápsula donde pasarían las siguientes 30 horas.

El despegue se transmitió en tiempo real en las cadenas televisivas e internet

Luego de ver el impresionante lanzamiento del Falcon 9 de Space X, las cámaras captaron el momento cuando la porción más extensa de la nave que alberga los motores se desprendió.

A diferencia de lo que hemos visto hasta ahora, donde estos “restos” quedan flotando convirtiéndose en basura espacial, gracias a la tecnología moderna esta pudo regresar a la tierra y aterrizar en una plataforma marítima en el Atlántico.

La porción más pequeña, la cápsula Crew Dragon, continuó sola con los astronautas a bordo  en un viaje que duraría 27 horas hasta la EEI.

La NASA admite que este viaje se podía realizar incluso en 8 horas y media, pero todo dependía de la posición de la EEI con respecto a la Tierra.

La llegada a la Estación Espacial Internacional

Tan pronto como Crew Dragon se conectó a la EEI, realizaron todos los procedimientos para abrir con seguridad la escotilla interior.

Gracias a la gravedad cero, los astronautas pudieron introducirse a la Estación donde fueron recibidos con sonrisas, abrazos y gritos de emoción por parte de la tripulación de la EEI.

En un mensaje, Kathy Lauders, la directora encargada de los vuelos espaciales tripulados de la NASA, les manifestó a sus astronautas todo el orgullo que sienten por ellos.

Lo que sigue luego de la llegada exitosa a la EEI

No solo se trata de conquistar planetas y la Luna, se trata de entender cómo funciona el universo y qué posibilidades tenemos los diferentes seres vivos de sobrevivir en el espacio.

Es por eso que en cada misión al espacio se realizan toda clase de experimentos, aprovechando al máximo esos viajes tan costosos.

Trajes Espaciales: En la cápsula llevaron trajes espaciales de última tecnología que serán puestos a prueba durante su estancia en la EEI, estos trajes estarán diseñados para soportar el próximo alunizaje.

Microbios y rocas: La interacción de ciertos tipos de microbios con rocas es otro experimento que pretende desarrollar la “minería espacial microscópica”.

Dieta y Fisiología: Otro aspecto muy importante es el deterioro físico que los astronautas desarrollan en el espacio que está ligada a la radiación, gravedad cero, cambios de dieta, entre otros.

Se espera desarrollar también los aspectos de alimentación en vuelos espaciales y conocimientos sobre salud para la tripulación.

Y estos son solo algunos de los experimentos que esta misión lleva consigo, y que a l final serán piezas de un rompecabezas mayor: llevar a la humanidad a otros planetas.

Te interesará

¿Por qué no debes dormir con tú móvil cerca?

La historia de la mejor foto del mundo: un brócoli de 3200 Mpx