Cartas Hanafuda, el verdadero origen de Nintendo

Cabe destacar que son muy pocas aquellas personas que verdaderamente conocen cómo comenzó la que hoy día es reconocida sin duda como una de las más grandes compañías del sector del videojuego y videoconsolas. Tenemos que admitir que cada vez que mantenemos una conversación relacionada con algún tema de la compañía nipona Nintendo, se nos vienen a la cabeza multitud de videojuegos o videoconsolas. 

Qué son las cartas Hanafuda

Antes de que Nintendo revolucionase el mercado con los lanzamientos de modelos como Game Boy o SNES, incluso mucho antes de que existiese ningún tipo de tecnología relacionado con el mundo de las videoconsolas, esta se dedicaba a crear las conocidas como ‘Cartas de Hanafuda’. Este juego que estaba muy lejos de lo que hoy día puede ofrecer la compañía era muy diferente, dado que este era jugado sobre un tapete.

El origen de las cartas de Hanafuda se remonta concretamente a 1889, año en el que Fusajiro Yamauchi emprendió la creación de una tienda en Kyoto, Nintendo Koppai, donde vendía sus propias barajas de cartas creadas totalmente a mano. Estas cartas que se caracterizaban por su perfecto acabado y su gran calidad no recibieron una gran demanda, dado que eran muy resistentes y duraderas, aunque todo cambió con el incremento de los casinos ilegales de la Yakuza, que promovían la renovación de barajas con frecuencia, lo que produjo un aumento en las ventas de Nintendo.

En lo que respecta al nombre de este tipo de cartas, este significa en español algo como ‘Cartas de flores’, y es que únicamente debemos fijarnos en sus dibujos y acabados para confirmar que efectivamente se llaman así por su diseño. Las barajas normalmente de doce palos, cuentan con cuatro cartas por palo: dos básicas con valor de 1 punto, una cinta poética con valor de 5 puntos y una carta especial con un valor de 30 puntos.

Además, en los diseños originales y tradicionales de cada palo se representaba a un animal o una flor específica, pero Nintendo fue sacando multitud de manos de barajas con diferentes temáticas como el universo de Mario o Pokemón. Incluso se llegó a un acuerdo con Disney para lanzar al mercado una baraja basada en los personajes del mundo de Mickey Mouse tras la segunda Guerra Mundial.

¿Un juego tradicional desaparecido?  

A pesar de que actualmente no se trata de un juego tan reputado como hace años, mantiene algunos adeptos jugadores concretamente en Japón, Corea del Sur y Hawaii. Cabe destacar que este juego fue sin duda alguna la primera piedra que en el camino de una compañía que hoy compite cara a cara con las más grandes de este mundo de videojuegos y videoconsolas. Además, Nintendo sigue manteniendo la producción y venta de este tipo de barajas.

Esta producción que ha disminuido con creces desde su creación, se mantiene en pie y puede ser adquirida por un precio más que económico en Japón, mientras que en Europa es muy difícil de encontrarlas por su escasa distribución, pero en la actualidad todo se puede conseguir mediante internet, por lo que puedes adquirir barajas Hanafuda importadas desde un precio de 13 € en Amazon.