El cine tradicional se une a la guerra del streaming

Hasta hace no mucho el streaming era una tecnología reservada a las grandes compañías digitales. Poco a poco, empresas con escasa presencia en este medio, como las grandes empresas telefónicas, se han ido apuntando al carro de la producción propia de contenido en streaming.

Uno de los últimos sectores en adoptar esta tecnología ha sido el cine tradicional. Las productoras de films, temerosas de la pérdida progresiva de peso en el sector de ocio, empiezan a abrazar tímidamente los beneficio que le puede aportar el streaming.

Para tratar de poner freno al lento declive del cine tradicional en los Estados Unidos, éstas han aunado fuerzas con el canal de televisión y productora AMC para crear ‘AMC Theaters on Demand’. Según la propia empresa, este servicio será una tienda online para el alquiler y la compra de proyecciones de películas de estreno.

¿Cómo funciona AMC Theaters on Demand?

AMC Theaters on Demand se estrenó hace escasamente unos días en EEUU. Para nutrirse de un buen catálogo inicial, la compañía ha llegado un acuerdo de cesión de material con con los estudios de Warner Bros, Sony Pictures, Paramount, Universal Pictures y Disney.

AMC Theaters on Demand surgió del reputado MoviePass.

La forma mediante la cual AMC quiere trabajar en el mundo del streaming, será ofreciendo a los espectadores películas de estreno con un ligero retraso respecto a las salas de cine. Para ello AMC ha llegado a un acuerdo con los estudios para la cesión de las películas después de 12 semanas del estreno en la gran pantalla. El precio por alquiler de cada film rondará entre los 3 y 5,99 dólares, mientras que comprar la película será entre 9,99 y 19,99 dólares.

Estrategia de AMC Theaters on Demand

La compañía AMC lleva bastante tiempo inmersa en este mundo de las grandes realizadoras de cine. La empresa americana posee más de 661 complejos de cine en los Estados Unidos. Además, AMC también cuenta con el servicio AMC Stubs, donde los espectadores puede ir tres veces cada semana al cine por un cuota mensual de 19,95 dólares. Con este nuevo servicio la empresa no quiere canivalizar AMC Stubs y poner en riesgo el millón de suscriptores que ya posee.

AMC contará con espectadores adeptos a la plataforma y al cine.

Desde AMC se plateó una restructuración de un plan estratégico, para evitar poner en riesgo a los suscriptores de AMC Stubs, por lo que estos recibirán códigos de descarga de la o las películas que vean físicamente en los cines. Cabe destacar que con esta táctica se intentará implantar poco a poco el cine tradicional dentro de la batalla del mundo del streaming. En definitiva, el objetivo final es mantener contentados a estos suscriptores para que no abandonen el cine tradicional.

¿Cómo surgió AMC y su intento de unión con el cine tradicional?

La compañía AMC es propiedad integra del grupo accionista ‘Daliann Wanda’, en China. Tras una par de años pasó a convertirse en una de las potencias de este mercado. Cabe destacar que este crecimiento fue debido a varias comprar de empresas relacionadas con el sector, como el caso Carmike en EEUU, Odeon en Gran Bretaña y NNordic Group en Europa.

AMC cuenta con un sistema de sodio y proyección Dolby.

En lo que respecta a la medios, AMC cuenta con los sistemas de última tecnología, puesto que siempre quiere aportar la mayor calidad a sus espectadores. En la actualidad cuenta con un total de 2.300 pantallas de cine en Europa, y unas 8.300 en Estados Unidos. Cabe destacar que no se trata de la primera vez que este modelo de AMC Theaters on Demand se instaura en el mundo real, pero sí de la primera vez que se pretende trasladar este tipo de estrategia a gran escala.