El futuro de las empresas tecnológicas será muy movido

En su momento tuvieron bastante popularidad, pero las SPAC desaparecieron de la vista por un buen tiempo hasta hace muy poco, pero dando mucho de qué hablar en los mercados financieros de Estados Unidos.

Quienes gustan de invertir en la bolsa, le resultará interesante conocer esta popular forma de inversión, por eso aquí explicaremos qué es y de qué van las SPAC, y quien sabe, tal vez sea tu próxima forma de inversión.

¿Qué es exactamente una SPAC?

El significado literal de SPAC es una empresa con el objetivo especial de adquisición, por su acrónimo en inglés Special Purpose Acquisition Company, que se define como una estructura que le ha abierto las puertas a muchas empresas privadas para debutar en la bolsa.

Cuando imaginamos una compañía o empresa, sabemos que hablamos de toda una entidad que realiza actividades de mercado o industriales, que produce productos o servicios de la cual adquiere su capital.

El SPAC también es una compañía, pero esta tiene una gran diferencia, no tiene ninguna estructura pues no produce nada, pues su actividad se basa en adquirir a otras empresas ya existentes y así ganar a través de ellas.

¿Pero qué clase de empresa aceptaría unirse a una SPAC si es algo «vacío»?, la clave es que las SPAC han salido a la bolsa y las empresas que desea adquirir aún no lo están, así que es una interacción de «yo te rasco la espalda y tú la mía».

LEER
Al final el ir y volver al trabajo es beneficioso para la salud mental

Las SPAC pueden salir a la bolsa gracias a una opción llamada OPV, es decir, una oferta pública de venta, también conocida como IPO en inglés, donde puede salir a la bolsa con el mínimo de inversión y empezar a hacer crecer el dinero suficiente para adquirir esa empresa que desea obtener.

Otra de las características de las SPAC, es que estas no suelen anunciar o establecer una empresa a adquirir en específico, sino que sus directivos reciben un cheque en blanco para que puedan adquirir lo que deseen con ella.

Sin embargo, siempre se acostumbra tener un plan de acción, de ese modo evitar conflictos con otros competidores o los reguladores, y normalmente se determinan a adquirir la empresa en dos años, aunque puede variar de acuerdo a la estrategia.

Pero de demorarse mucho, la empresa suele disolverse y el dinero que había sido recaudado por los inversores se debe devolver.

Debido a todas las libertades que los directivos de SPAC tienen para elegir la empresa y el modus operandi para obtenerlo, es que estas suelen estar conformadas por expertos en el sector, de ese modo tener toda la experiencia y conocimientos para adquirir una empresa factible.

Además, deben ser personas con alto valor ético y profesional, pues el cheque en blanco prácticamente podría ser utilizado de para otros propósitos y huir, pero se otorga con la confianza de que harán del dinero una buena adquisición de una empresa, o bien, sea devuelto a los inversores si no se pudo concretar.

LEER
La generaciónZ se ríe de los skinny jeans

¿Por qué ahora todo mundo quiere “entrarle” a las SPAC?

Es mucho más fácil crear una SPAC que pueda cotizar en la bolsa y que posteriormente adquiera una empresa privada, a que esta empresa privada pueda salir por sí solo a la bolsa por una serie de condiciones e información que deben de otorgar a los mercados.

Como las SPAC prácticamente es algo vacío e «insignificante», tiene menos condiciones y está fuera de la mira del mercado, así que es relativamente poca la información que debe de dar al no tener una actividad de ventas.

Además, las SPAC es una excelente alternativa para que los inversores puedan adquirir una empresa privada significativa, pues de otro modo, tendrían que obtener la financiación por sus propios medios, y hablamos de una enorme cantidad que podría terminar endeudando al inversor si las cosas no salen como lo planeado.

Y seguramente en este punto te preguntarás, ¿en dónde rayos ha estado SPAC todo este tiempo y con todos estos beneficios?

Aunque esta estructura nació en los 90’s, realmente estuvo muy adelantada a su tiempo, pues es hasta este momento cuando se han incrementado la cantidad de empresas privadas.

En la actualidad, todo mundo puede emprender, y de ellos, una buena cantidad puede llegar a convertirse en una empresa grande que necesite salir a la bolsa lo más pronto posible para aprovechar sus beneficios.

LEER
Extraen de la nariz de un adolescente un extraño objeto

Empresas icónicas como Burger King o Virgin Galactic, son buenos ejemplos de empresas privadas siendo adquiridas a través de las SPAC en la última década, y se estima que pronto las empresas tecnológicas privadas comiencen también a salir a la bolsa gracias a esta estructura.

Mira Google como si estuvieras en 1998

Este robot de la CIA inició la exploración marina avanzada