Elimina aquellos programas que ralentizan el arranque de tu Windows 10

Seguro que has oído hablar de los programas que arrancan con el inicio de Windows 10. Esta característica del sistema operativo de Microsoft es muy útil ya que nos permite iniciar el Windows con los programas que más usamos ya precargados. Sin embargo, usada incorrectamente, esta funcionalidad puede suponer un impacto negativo en la velocidad de inicio del sistema operativo de la ventana.

Para ver qué programas se inician a la vez que Windows 10, podemos abrir el Administrador de tareas e ir a la pestaña de Inicio. Ahí encontraremos un listado de las aplicaciones que se pueden iniciar con el inicio de Windows 10. Si nos fijamos en la columna Estado, podremos comprobar si el programa está habilitado o no para que se inicie a la vez que Windows, mientras que la columna Impacto de inicio, nos indica el nivel de impacto en el arranque del sistema.

Desde ahí mismo, podemos hacer clic con el botón derecho del ratón sobre cualquiera de los programas de inicio en Windows 10 y seleccionar la opción Habilitar o Deshabilitar para indicar si queremos que se incien a la vez que el sistema operativo o no.

Existe otro método muy útil también, que consiste en acceder al explorador y pulsar sobre la pestaña Vista, situada en la parte superior izquierda de la barra de herramientas. Cuando se hayan desplegado las opciones de la pestaña Vista, repartidas a lo largo de un nuevo menú contextual desplegado justo debajo, marca el recuadro de Elementos ocultos. Una vez hayamos marcado esta opción va podremos visualizar carpetas y archivos ocultos del sistema operativo a través del mismo explorador.

Ahora ya podremos seleccionar los programas que queremos que se ejecuten junto al inicio de Windows 10. Para ello dirígete con el Explorador de archivos a la siguiente ruta: equipo – Disco local – ProgramData – Microsoft – Windows – Menú Inicio – Programas – Inicio. También podemos llegar directamente introduciendo en el barra de direcciones del Explorador de archivos la ruta C:\ProgramData\Microsoft\Windows\Start Menu\Programs\StartUp.

Ahora debemos crear accesos directos de los programas que queramos que se inicien de forma automática con Windows 10. Para ello debemos crear iconos de acceso directo; arrastrando el archivo ejecutable .exe del programa que desees ejecutar al inicio de Windows 10 de forma automática con el botón derecho del ratón y suéltalo en el escritorio a través de la opción Crear iconos de acceso directo aquí del menú contextual.

Después debemos mover los accesos directos creados en el escritorio a la carpeta Inicio de la anterior ruta; para ello, arrastra los accesos directos con el botón izquierdo del ratón y suéltalos dentro de la carpeta Inicio; así quedarán almacenados en dicha carpeta. Eso sí, para completar el movimiento de accesos directos debemos tener permisos de administrador de Windows; si ya somos administradores, tan solo deberemos pulsar Continuar. Si no tenemos permisos de administrador, deberemos buscar a la persona con dichos permisos para completar la operación.

Así habilitaremos las aplicaciones o programas que consideremos para que se ejecuten de forma automática al iniciar Windows 10; eso sí, debemos tener en cuenta que cuántas más aplicaciones o programas añadamos al inicio de sesión de Windows 10, más lento arrancará el sistema operativo.