Extraen de la nariz de un adolescente un extraño objeto

Imagina lo que supondría que todo lo que percibe tu nariz posee un horrible olor nauseabundo. Qué desde que despiertas hasta que te vas a dormir, tu olfato solo reconoce olores desagradables. ¿Sería capaz de soportar algo así? Lo más seguro es que no. Nuestra nariz define algo muy importante en nuestras vidas.

Pues, por tétrico que parezca, un adolescente está padeciendo de una situación así. Su problema fue recientemente resuelto, tras su visita a urgencias a un hospital. El joven llegó manifestando que tenía una gran congestión nasal, a su vez que explicando que un olor fétido se había acomodado en su sentido del olfato.

En un principio, los médicos consideraron que se trataba de una alergia. Sin embargo, tras realizar una exploración profunda de la nariz, se identificó un objeto extraño en su interior. De acuerdo al personal médico, se realizó la extracción de dicho objeto en el tiempo oportuno. Porque en caso contrario, a largo plazo, habría tenido consecuencias peligrosas para el joven.

Una historia que se remonta a ocho años atrás

¿Qué era ese objeto incrustado en la nariz de este joven? Ese objeto o cuerpo extraño, poseía una historia que se remontaba a ocho años atrás. Un episodio de la vida del joven al que no se le prestó demasiad importancia. El objeto no era otro que un perdigón. Sí, un perdigón, de los mismos que expulsan los cartuchos de las escopetas al disparar.

LEER
Disney plus tiene a la industria del cine en vilo ante un cambio de modelo de proyecciones

Esta historia aconteció un poco antes de iniciada la era del Covid-19. Por eso, cuando el chico de 15 años, se presentó en el hospital, se optó por darle un antihistamínico. Hasta entonces se consideraba que solo era una alergia. Pero un año más tarde, volvió a presentarse en urgencias. El chico explicó que los síntomas se mantenían, pero que ahora no solo era el malestar: ahora era el desagradable olor.

Fue en ese momento en que el personal médico decidió que con toda probabilidad debía existir un objeto extraño en la nariz. Al realizar una tomografía computarizada, el presentimiento se convirtió en una verdad. En su nariz existía un cuerpo de 9 mm de diámetro, es decir, casi un centímetro. Se presentaba como un objeto esférico, que permanecía en una de sus fosas nasales.

Al reconocer el perdigón, los padres recordaron de inmediato la anécdota ocurrida ocho años atrás. Lo que ocurrió es que el niño logró recibir el impacto del perdigón cuando era niño. Fue un incidente que no pasó a mayores, ni tuvo gran importancia. Un error técnico, involuntario, que no se vio reflejado en síntoma alguno.

La tomografía develó la verdad

Por eso mismo, los padres decidieron que no era necesario asistir al hospital. De modo que el perdigón quedó almacenado en el interior de la nariz del niño durante ocho años. Sí, por lo visto los síntomas de aquel accidente, tardaron en manifestarse todo ese tiempo. La prueba llegó cuando vieron la imagen de la tomografía.

LEER
La renta básica californiana revela que sus receptores trabajaron aún más que antes

Lo que ocurrió es que una vez el perdigón quedó incrustado en el cuerpo, fue recubierto por el tejido nasal. De ese modo quedó oculto por completo. Tanto así que por lo mismo fue muy difícil reconocerlo. Fue así cómo los años fueron pasando, sin dar pista alguna de su existencia. Sin los síntomas recientes padecidos por el joven, nunca se habría podido reconocer que aún permanecía el perdigón allí.

Los médicos fueron enfáticos que está no es la primera vez que ocurre algo así. Solo que en otros casos, las complicaciones pueden ser tan graves, que se llega a un punto de no retorno.

Este caso en cuestión, fue publicado en el portal web JAMA Otolaryngology – Head & Neck Surgery. Lo más natural que debió ocurrir tras el accidente del chico hace ocho años, es que se hubiese generado una infección. Y hubiese sido esa infección lo que hubiese tenido efectos graves en el olfato del joven.

Obstrucción y acumulación de bacterias

De hecho, este tipo de infecciones pueden llegar a tener impacto sobre la zona de los ojos y la mandíbula. Esto ocurriría así debido a que la nariz mantiene una fuerte relación con el sistema visual y la zona de la boca. Así mismo, es muy probable que se haya podido desatar una inflamación en el hueso, lo que podría haber sido peor.

LEER
Al final el ir y volver al trabajo es beneficioso para la salud mental

Lo peor que le hubiese pasado a este joven, es que con el paso del tiempo, el perdigón se hubiese liberado y después fuese inhalado. En dicho caso las consecuencias hubiesen sido más nefastas, logrando afectar zonas más vitales del cuerpo humano.

¿Por qué entonces el adolescente tenía un olfato tan lastimado y solo reconocía olores desagradables? Teniendo en cuenta la posición en la que se encontraba el perdigón, su peso y dimensión estaba obstruyendo las labores de limpieza naturales que efectúa la nariz. Es decir, su órgano nasal estaba reteniendo bacterias y mucosidades. De ahí que su sentido del olfato estuviese desorientado.

Algo que te puede servir de referencia para tu vida

Ahora el joven que padecía este problema ha podido restaurar su sentido del olfato, sin consecuencias a futuro. El proceso para extraer el perdigón se realizó mediante cirugía. Además, la congestión que sufría también fue despejada. Una historia que concluye de manera satisfactoria, tanto para los médicos como para el joven y su familia.

Sin embargo, esta historia nos deja una gran lección. Puede que en este caso haya sido una lesión en la nariz, una simple anécdota sobre un perdigón. Pero en otras ocasiones ha ocurrido lo mismo en situaciones como caídas y fracturas. Si algún día vives un episodio en el que salgas lastimado y no prestas buena atención a los síntomas, quizá a futuro puedan transformarse en un problema mayor.

LEER
Semana laboral de 4 días, prueban controversial modelo en España

El consejo: por mínima que haya sido la experiencia, presta atención a tu estado de salud. Quizá resulte más oportuno ir de inmediato que años más tarde.

Revive las misiones a la luna como si estuvieras en la nasa

Disney plus tiene a la industria del cine en vilo ante un cambio de modelo de proyecciones