FaceApp y cómo prescindir de nuestra privacidad

FaceApp es una aplicación creada por la empresa rusa “Wireless Lab”, que mediante el uso de inteligencia artificial permite realizar a sus usuarios transformaciones de alta calidad en sus rostros. Todo comenzó hace un par de años cuando las celebrities comenzaron a compartir los resultados de sus transformaciones en sus perfiles personales de redes sociales. Este nuevo fenómeno lanzado al mercado en 2017 ha provocado un boom en las redes, donde ha causado una gran expectación sobre todo por su filtro de transformación simulada de edad.

Todo no es de color de rosas en este tipo de aplicaciones y ya han comenzado a surgir los primeros inconvenientes durante su uso. FaceApp ha sido duramente criticada por el uso indebido de la privacidad de los datos de sus usuarios, y es que se comenta que la app podría estar enviando datos a Estados Unidos y Rusia para mejorar sus algoritmos. Hoy en día renunciar a nuestra privacidad es algo tan sumamente sencillo que en ocasiones se produce inconscientemente.

Personajes de Juego de Tronos tras pasar por FaceApp

El uso de nuestra privacidad también se produce en Instagram o Facebook

Yaroslav Goncharov, fundador de FaceApp asegura que los datos privados de los usuarios no se transfieren a Rusia o Estados Unidos, sino que son procesados en servidores de la nube de Google y los servidores de Amazon. Wireless Lab, compañía creadora de esta app, confirmó que las imágenes tomadas por los usuarios son eliminadas al paso de 48 horas desde su creación.

La politica de privacidad de FaceApp resulta ser un poco confusa, y como indican los términos de privacidad de esta aplicación los datos sí que son almacenados en Estados Unidos. Instagram o Facebook también recurren a este estratégico modo de recogida de información, enviando y almacenando los datos en servidores americanos. En lo que respeta al posible uso de estos datos por parte de FaceApp, se afirma que estos son exclusivamente es destinado a la mejora de sus servicios y fines comerciales.

Sir Ian McKellen de joven a la izquierda, su versión FaceApp y una foto actual

Todo esto es debido a la aceptación de uno de los puntos de los términos de uso de FaceApp, en el que se puede leer detalladamente que damos permiso a que la aplicación obtenga un libre uso de distribución de nuestros datos. Aunque Wireless sigue argumentando que cualquier usuario que quiera eliminar al completo sus datos personales del servidor podrá hacerlo, únicamente tendrá que enviar una solicitud a la empresa para llevar a cabo los tramites pertinentes antes de su eliminación de la base de datos.

FaceApp insiste en que lleva a cabo una recolecta de información de los usuarios, empleada a posteriori para la creación y mejora de los contenidos y servicios que pueden ofrecer a sus consumidores. Siendo cierto que cuando nos registramos y usamos los servicios que nos proporcionan estamos aceptando que nuestros datos sean usados libremente, aunque aseguran que únicamente comparten estos con terceros, pero no llegan al extremo de venderlos sin nuestro consentimiento.

¿Qué hace mal FaceApp con su política de privacidad?

La única traba que podemos encontrar en los términos de la política de privacidad de FaceApp es que esta no indica en ningún momento la información de los datos que van a ser recopilados, a su vez tampoco proporcionan al usuario la forma de llegar a estos o incluso de solicitar su eliminación total. Por el contrario esto sí se cumple en otras aplicaciones como WhatsApp, Google o Facebook, ya que es un aspecto que el Reglamento General de Protección de Datos exige, por lo que FaceApp ya ha confirmado que no se abstiene en incluirlo en su política de datos.

¿Sólo renunciamos a nuestra privacidad en FaceApp?

Por desgracia estos tipos de fallos por parte de los consumidores ocurren en multitud de aplicaciones, la llegada de la protección de datos también otorgó espacio a los derechos al olvido y portabilidad. También se obliga a las compañías o aplicaciones a dar una forma adecuada a sus explicaciones sobre las practicas que se realizan con los datos de los usuarios, además de obligar a la eliminación de todas las casillas pre-marcadas que se adjuntaban en estos términos.

Aunque las aplicaciones siguen actuando siempre en su beneficio y continuan empleando el mismo tratamiento de los datos que ya realizaban antes de este suceso. Actualmente cada vez que los usuarios interactúan con la aplicación, están otorgando datos que la compañía o la propia aplicación pueden emplear. En el caso concreto de FaceApp, no deberíamos de alarmarnos por el uso de nuestras fotografías, siempre que estas sean para la mejora de los servicios para los usuarios.

Fdo: Juan José Parra Jódar