Filtro de luz azul: cómo funciona y por qué debería comprar uno

Primero de todo vamos a definir qué es la luz azul. La luz azul es el espectro electromagnético situado entre los 400 y los 495 nanómetros. La luz azul engloba dos rangos de luz: la luz ultravioleta (o UV) y la luz azul visible.

El ser humano puede ver ondas de luz entre los 380 y 750 nanómetros. Toda onda de luz por de bajo de los 400 nanómetros se considera luz ultravioleta y es nociva para el ojo humano. La mayor parte de ese espectro es totalmente invisible al ojo humano pero hay muchas fuentes que lo emiten.

El principal emisor de luz ultravioleta es el sol. Cuando vas a la playa y sufres quemaduras éstas se deben a una exposición prolongada a la luz ultravioleta. De hecho las cremas solares actúan como filtro de este tipo de luz. Con la suficiente exposición lo mismo puede pasar a tus ojos. Por este mismo motivo los soldadores llevan máscaras especiales que los protegen.

Luz azul
La luz azul puede impedir que conciliemos el sueño rápidamente.

Casi todo dispositivo electrónico viene incorporado con filtros que bloquean la dañina luz UV, pero el otro tipo de luz azul, la que está entre los 380 y 500 nm, no se bloquea. Esto se debe a dos razones. La primera es que no se ha demostrado científicamente que la luz azul sea dañina para los ojos. El otro motivo es que este tipo de luz otorga las pantallas de nuestro dispositivo un tono blanquecino que hace que la pantalla parezca más nítida y clara.

Si bien la luz azul a priori no es dañina para la vista hay expertos que dicen que este tipo de luz puede incrementar nuestro estado de alerta y dificulta nuestro correcto descanso en la cama.

No todo el mundo tiene dificultades para conciliar el sueño, pero si eres uno de ellos deberías poner medidas. La más obvia es no usar el celular dentro de la cama. Casi todos los expertos recomiendan dejar el dispositivo de lado al menos una hora antes de entrar a la cama.

Cómo protegernos de la luz azul

Modo noche Android
Luz nocturna en Android en acción

Pero si eres un adicto al celular puedes hacer dos cosas. En la actualidad la mayoría de fabricantes dotan a sus aparatos de un modo nocturno que al activarlo da a la pantalla un tono anaranjado. En Android esta opción se llama ‘Luz nocturna‘. Para activar este modo abre el panel de Ajustes > Pantalla > Luz Nocturna. En esta sección puedes programar cuándo quieres que se active y su intensidad.

Si tu dispositivo no tiene esta opción o no te gusta el tono naranja o ámbar que da a la pantalla siempre puedes invertir en un filtro de luz azul. Este tipo de filtros, además de ayudar a proteger tu pantalla de rayones y roturas, bloquean toda la luz azul sin mermar la calidad de la pantalla.