Gatos ariscos o cariñosos, cómo los acaricies puede definir su respuesta

Si bien los gatos que han vivido toda su vida en compañía de humanos siempre buscan una buena sesión de caricias, quienes han adoptado gatos adultos callejeros, saben que para los felinos no es algo natural que las personas estén todo el tiempo encima de ellos, es decir, no está en sus instintos o naturaleza.

También depende del carácter de cada felino el que prefiera más contacto humano (e incluso de otros gatos de su familia) o si prefiere esconderse en un rincón para estar en paz y solo acudir a las caricias de sus dueños en momentos muy puntuales.

Así que no te sientas mal si tu amigo gatuno de repente parece no querer tus caricias a comparación de otros gatos, pues como puedes ver, depende de varios factores que incluyen la forma, lugar y momento cuando los acaricias.

La clave para que nuestro amigo felino se sienta cómodo cada vez que lo acaricias también puede lograrse si somos observadores y respetamos a nuestros felinos por su individualidad y carácter. Por eso, aquí te damos los consejos de profesionales veterinarios para vivir una sana convivencia con tu gatito o gatita.

Señales corporales negativas que significan “no me toces, por favor”

A comparación de los caninos, los gatos poseen señales corporales menos notorias pero que son fáciles de detectar con el tiempo y un poco de observación:

LEER
¿Cuándo comienza realmente la primavera?

Orejas hacia atrás

Los gatos pueden voltear sus orejas hacia atrás principalmente en dos momentos, la primera es cuando escucha un ruido a sus espaldas y tratan de virar su orejas para captar y reconocer el sonido antes de siquiera molestarse en voltear.

El segundo momento es cuando están molestos, esto ocurre principalmente cuando lo estamos tocando, acariciando, cargando o incluso si nos acercamos demasiado a ellos. Es una forma de decir que no están nada cómodos con tu proximidad y es mejor respetar su espacio personal.

Azotes con la cola

 Los gatos suelen mover su cola todo el tiempo, los movimientos del ir y venir gentiles y suaves normalmente están asociados a tranquilidad. Estos movimientos tímidos suelen hacerlos cuando disfrutan de una buena sesión de mimos, y prácticamente se los ve muy tranquilos.

Pero cuando su cola empieza a moverse rápidamente, con violencia y hasta azotando el suelo con su cola, es una señal de molestia y puede ocurrir con tu sola presencia o cuando los acaricias o cargas.

Este es el momento propicio para dejarlos en paz o dejarlos en el piso si lo estás cargando, pues lo más seguro es que colmes su paciencia y termines con un buen zarpazo en el brazo o la cara.

Gruñido

Esta señal es más intuitiva para las personas, pues se sabe que un gato que gruñe en definitiva es porque ha alcanzado un nivel de molestia superior a las señales anteriores. Es aquí cuando debemos alejarnos y darle su espacio para no generar estrés.

LEER
¿Cuáles son los 7 pecados capitales?

Es importante respetar el espacio personal de los gatos cuando gruñen, pues de no hacerlo, los gatos pueden empezar a asociar tu presencia con molestia, y este empezará a gruñirte con mayor frecuencia.

Gruñido con mordida

 El gruñido es la primera advertencia de que no quiere tus manos encima, la segunda advertencia es gruñir mientras se lanza una mordida suave. Esta es una forma de advertencia antes de que se pongan las cosas feas, así que mejor recibir la advertencia con inteligencia.

Si después de estas señales insistes en acariciar a tu mascota o cargarla, lo más seguro es que tengas que ir por algodones y alcohol para lavar los rasguños de tus brazos.

Señales corporales positivas que significan “dame caricias”

Desde luego, también los gatos muestran señales cuando están en la mejor disposición para recibir muchos mimos, e incluso cuando las exigen, las principales pueden ser:

Se frotan en tus piernas

Esta señal significa que tu gato necesita algo de ti, podemos verla con frecuencia justo cuando vamos a servirle su alimento, donde nos piden que le demos ya de comer frotándose en nuestras piernas

Pero también lo hacen cuando quieren que los acaricies, normalmente lo hacen mientras hacen un maullido vibratorio, esto debido a que están ronroneando mientras maúllan. Este es el mejor momento para prestarle atención a nuestro amigo felino.

LEER
¿Cuántos años comprende un lustro?

Se suben encima de ti

Cuando se trata de cariño, el gato suele ir y exigirlo incluso en los momentos menos oportunos, como cuando estás durmiendo y se suben encima de ti. También ocurre cuando estamos trabajando en el ordenador y terminan encima de nuestra computadora o teclado.

Otras veces se subirá en tus piernas cuando estés sentado para buscar un poco de afecto y compañía. Sus peticiones de cariño siempre vienen acompañados de una ronda de ronroneos.

Se encorvan cuando los tocas

Si tu gato no parece buscar caricias pero encorva la espalda y se pone de puntitas cuando lo acaricias, significa que está en la mejor disposición para hacer toda una sesión de spa, así que aprovecha el momento.

Levanta la cabeza con ojos cerrados

Cuando acariciamos su cabecita no suele rechazarlo incluso cuando no se ve del todo animado, pero cuando en verdad lo están disfrutando, suelen levantar la cabeza hacia tu mano, cerrar los ojos y voltea sus orejitas para sentir al máximo tu toque.

Parpadea lentamente

Si estás pasando por donde está tu gato y este te cierra los ojos lentamente, prácticamente te está diciendo lo mucho que te quiere y confía en ti, por eso es el mejor momento para regresarle el gesto acariciándolo y hablándole con voz dulce, ellos entienden nuestro tono de voz calmado y lleno de amor.

LEER
De qué manera es mejor saludar en inglés

Giran su panza hacia arriba

La gran mayoría de los gatos odian que les toques su pancita, pues es un punto de su cuerpo que cuidan por instinto al ser unos de sus puntos mal vulnerables. Sin embargo, hay gatos que en ocasiones hacen este gesto mientras los acaricias.

Con frecuencia significa que puedes acariciarlos en la panza, pero cuando lo hagas, asegúrate de leer sus expresiones, pues puede mal interpretarse.

Técnicas de caricias que te convertirán en el héroe de tu gatito

Ahora que conoces todas las señales que podrías encontrarte cuando quieras estrechar lazos con tus gatos, es más seguro poder aproximarse sin morir en el intento y respetando la disposición de tu felino para no terminar causando una herida emocional que genere desconfianza.

Existen zonas seguras para acariciar un gato, donde se podría decir que hasta a todos los gatos les gusta, aunque haya excepciones, por supuesto, y estas normalmente se ubican lejos del alcance de la lengua de tu gato.

Como son zonas donde tu mascota no se puede acicalar, suelen apreciar que acaricies y hasta rasques, y eso lo notarás porque empieza a mover sus patitas traseras o bien, intenta lamer el aire o una zona cercana, y estas pueden ser:

  • Frente
  • Mentón
  • Mejillas
  • Nuca
  • Entre los omóplatos
  • Espalda
  • Base de la cola
  • Parte interna de las orejas (con cuidado de no lastimar sus oídos)
LEER
El origen del día de San Valentín

Las áreas donde se corre más peligro porque está relacionada a partes vulnerables de su cuerpo ante depredadores e instintivamente querrán tus manos lejos de esas áreas pueden ser las siguientes (aunque hay excepciones, claro):

  • Patas traseras
  • Tobillos traseros
  • Panza
  • Cola
  • Parte frontal del cuello

Puedes hacer pruebas para conocer el carácter de tu gato y sus zonas favoritas para acariciarlos, pues hay gatos menos sociables que otros, además de que algunos tienen un temperamento más nervioso, enojones e incluso encontramos los que no nos dejan ni un minuto en paz.

Aunque no es ciencia cierto, algunos aseguran que el color de tu gato puede darte pistas de su carácter, por ejemplo:

  • Gatos negros u oscuros: Más tranquilos, pero poco sociables
  • Gatos blancos o claros: Nerviosos, dependientes y alertas
  • Gatos amarillos: Más energéticos y sociables

También puedes observar las tendencias de tus gatos, es decir, trata de averiguar en qué momentos o circunstancias tu gato busca tu atención o es más abierto a recibir caricias.

Algunos gatos suelen ser más accesibles luego de verte después de muchas horas, algunos suelen ponerse muy cariñosos justo cuando se despiertan de una larga siesta, otros van en tu búsqueda a tu habitación o estudio cuando no te han visto por varias horas.

También hay gatos que pueden mostrarse menos accesibles especialmente si están aburridos, no han gastado energías, así que si ves a tu gato un poco fastidiado, puede que necesiten más bien que juegues con ellos más que caricias, después de todo, jugar es otra excelente forma de estrechar lazos con tu amigo gatuno.

De empleados a jugadores, Amazon aumenta productividad gamificando su almacén

San Francisco provoca cierre de supermercados al despenalizar robos menores