Guía para acelerar tu Windows 10

Con el paso del tiempo, Windows empieza a volverse lento incluso en tareas simples que antes realizaba con rapidez. Una de las causas puede ser un hardware viejo o poco potente que no se da abasto en la realización de procesos cotidianos del sistema operativo.

Pero antes de empezar a preocuparte por ahorrar dinero para comprar una nueva computadora o actualizar su hardware, es necesario mencionar que muchas veces este bajo rendimiento se debe a la acumulación de archivos innecesarios.

Otra de las causas es la configuración de Windows, pues conforme se le exige más rendimiento y se le da más usos, debe de tener otra configuración que lo ayude a balancear el desgaste de los procesos del sistema y de los programas que usamos habitualmente.

Sin embargo, independientemente del centro del problema, siempre viene bien hacer una limpia a nuestro Windows para evitar posibles errores, por eso aquí te mostraremos las guías con los trucos más efectivos para mantener nuestro Windows impecable y funcionando.

Cómo optimizar y limpiar una PC lenta con Windows 10

Escanear la PC en busca de virus y malware

Los virus no solamente causan daños a nuestra PC eliminando archivos, espiándonos y causando otra clase de fechorías para beneficio de sus creadores, también pueden hacer que nuestra computadora empiece a funcionar más lento absorbiendo recursos, escondido en segundo plano y sin siquiera saber que está ahí.

Por eso, es altamente recomendado realizar escaneos periódicos con un antivirus, que para beneficio de los bolsillos de muchos, Windows 10 ya tiene su propio antivirus pre-instalado listo para usarse o bien usando aquel de su preferencia.

Además de los virus tradicionales, es indispensable contar con un antivirus capaz de encontrar otros males como malware y troyanos, además que pueda escanear dispositivos de almacenamiento USB, escaneo en tiempo real y protección en internet.

Configurar los programas de inicio para acelerar el arranque

Cuando enciendes tu PC, muchos procesos para el funcionamiento de Windows 10 empiezan  a ejecutarse para que puedas empezar a utilizar el sistema, sin embargo; también muchos otros programas se inician al par, causando incluso que el iniciado de tu PC se haga más lento.

Por eso hay que echar un vistazo en las opciones de arranque de Windows para saber qué tanto se está iniciando en segundo plano, muchas veces son programas que hemos descargado e instalado o archivos para actualizar los programas, los cuales no son vitales para el arranque de Windows.

Para quitar estos programas, sigue los siguientes pasos:

  • Abre el menú lateral de Windows y busca “Administrador de Tareas” y ejecútala.
  • En la ventana del administrador, ingresa a la pestaña “inicio”
  • Verás una lista de todos los programas que se inician durante el arranque, puedes habilitar o deshabilitar dando clic derecho a cada una.
  • Recomendamos solamente inhabilitar aquellos programas que reconozcas haber instalado y que no son parte del Sistema Operativo.

Quitar efectos visuales para agilizar el uso

Las mejoras estéticas de Windows 10 sin duda es dulce para nuestros ojos, sin embargo, efectos como transparencias, animaciones al abrir y cerrar ventanas, al seleccionar archivos, agregarle sombra al puntero del mouse, entre otros, pueden ir absorbiendo recursos especialmente si nuestra PC no es muy potente.

Afortunadamente, estos efectos son opcionales y se pueden configurar fácilmente accediendo a la opción “Ajustar  la apariencia y rendimiento de Windows” al cual puedes ingresar abriendo el buscador de Windows.

Dentro de la ventana de ajustes de apariencia, sólo basta con acceder a la pestaña “Efectos visuales” y desactivar algunos efectos, o bien, puedes elegir la opción “Ajustar para obtener mejor rendimiento” para que Windows haga esto por ti.

Borrar archivos temporales o ficheros perdidos que ocupan espacio

Liberar nuestro disco de archivos que ya no utilizamos es una manera efectiva de acelerar Windows. Afortunadamente, existe una herramienta que puede hacer esta tarea por nosotros, llamada “Liberador de espacio en disco”.

También,  date el tiempo de limpiar tu escritorio, las carpetas de documentos, imágenes, descargas y todos esos ficheros que pertenecen a la misma unidad del disco duro donde está instalado Windows 10.

Sigue estos sencillos pasos cada vez que notes que tu PC se está volviendo lenta y verás cómo empezarás a notar la diferencia en su aceleración y un mejor rendimiento.