Historia y secretos sobre la obra ‘El Grito de Munch’

Como se cita en el reverso de la obra a manos del propio Munch, “únicamente un loco pudo haberlo pintado”. Todo indica que el personaje que aparece en esta obra puede tratarse incluso de un autorretrato del propio Munch. Aunque por otro lado, son muchos los investigadores que piensan que este no tiene ningún parecido físico y estético con el pintor. Por todos estos aspectos se producen ciertas incongruencias sobre quién se esconde tras la obra del reputado Munch. Cabe destacar que en la actualidad aún aparecen ciertas preguntas sin una respuesta certera como ¿Existe verdaderamente un grito en ‘El Grito’? o ¿Cuáles son los secretos que oculta esta espléndida obra maestra?

Influencias de Munch para ‘El Grito’

Antes de definir dónde pudo encontrar la inspiración Edvard Munch para la realización de ‘El Grito’ no está nada mal remontarse un poco a la historia viva de este pintor. Cabe remarcar que ‘El Grito’ cuenta con varias versiones que circulan por el mundo, pero la más reconocida y visitada se encuentra en la Galería Nacional de Noruega. Mientras la ciudad de Oslo cuenta con dos reproducciones en el propio museo del pintor y la cuarta se encuentra en dominio de una colección de un particular.

‘El Grito’ cuenta con cuatro versiones realizadas y finalizadas en diferentes años.

En lo que respecta a la aparición de la obra, esta se encontraba oculta durante más de 70 años en casa de Petter Olsen, este noruego fue hijo de un vecino, amigo y mecenas de Edvard Munch. La obra fue subastada en la casa de subastas ‘Sotheby’s en Nueva York por unos 119.900.000 millones de dólares. Entre los aspectos característicos de ‘El Grito’, podríamos definir a este como un cuadro lleno de colores cálidos, y una luz tenue que oculta el rostro desfigurado de la figura representativa.

Por otro lado y como todas las grandes obras de arte, ‘El Grito’, ha sufrido multitud de intentos de robos. El más conocido se produjo en el año 1994, concretamente en la Galería Nacional, este se recuperó tras dos semanas en paradero desconocido. Otro altercado fue concretamente en 2004, cuando una de las recreaciones de la obra fue sustraída del museo Munch en la ciudad de Oslo. Cabe destacar que este último robo es el que más tiempo duró, puesto que la obra se recuperó a los dos años de su desaparición

El misterio de la mancha en el ‘El Grito’

La mancha oculta en la pintura de Munch sigue sin ser descifrada, por lo que es considerada como un secreto.

En las primeras hipótesis que surgieron sobre este detalle reflejado en ‘El Grito’, se llegó a pensar incluso que se trataba de un excremento de pájaro que había podido caer sobre el lienzo. Lejos de estas simples y sencillas teorías las investigaciones han dado pie a indagar sobre este aspecto de la obra. Este motivo fue el causante por el que esta fue sometida a un escáner de alta potencia de rayos x. Tras este análisis de descartó la primera de las hipótesis, puesto que según investigadores, “no había muestras de plomo, zinc o calcio presentes, y las partículas de las manchas coinciden con cristales de cera de abeja más que con heces de aves”.

Curiosidades y secretos de ‘El Grito’

  • ‘El Grito’ fue una inspiración para la máscara del Ghostface, que fue empleada para cubrir el rostro de los asesinos de la saga ‘Scream’.
  • Una de las recompensas más llamativas tras el robo de dos de las recreaciones de la obra, corrió a cargo de la compañía M&M’s. Esta sin dudarlo y buscando un acto publicitario ofreció una recompensa valorada en 40.000 M&M’s de chocolate negro.
Comprobado científicamente, que los animales reaccionan igual que los humanos cuando contemplan ‘El Grito’.
  • Munch pintó cuatro reproducciones de esta obra, motivo por lo que se considera como la ‘Mona Lisa’ de nuestra era.
  • Tras la subasta que se realizó en Nueva York, ‘El Grito’ es la obra de arte más cara del mundo, con 119.900.000 millones de dólares.