Invasión a Ucrania revela la crisis interna que lleva años en la frágil OTAN

La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), es una alianza que nació con el objetivo de defender diferentes territorios europeos y norteamericanos desde 1949 hasta la fecha, y vendría a solucionar cuestiones de paz y estabilidad luego de la Segunda Guerra Mundial.

Durante este evento bélico mundial, fue evidente la necesidad de unir fuerzas, en primera instancia para obtener y mantener beneficios amistosos con otros países a cambio de disponer de su fuerza militar, su apoyo económico y de suministros.

Si bien las Guerras Mundiales fueron un cúmulo de conocimientos y experiencias en cuanto a la amistad entre países, la OTAN realmente se creó para sobrellevar la Guerra Fría que llevaba ya algunos años en curso cuando la alianza nació.

Fue durante este episodio desastroso cuando Europa Occidental se enfrentaba a la amenaza de la Unión Soviética, ¿suena familiar?, los ataques y las pérdidas ya estaban sobrepasando a Europa quien se preparaba ante una inminente invasión de múltiples territorios, y por lo tanto, la expansión del comunismo.

Casi como último recurso, 12 países europeos, Estados Unidos y Canadá, se juntaron un abril de 1949 para firmar el famoso Tratado del Atlántico Norte donde se estableció el compromiso de protegerse los unos a los otros en cuestiones diplomáticas y bélicas.

Gracias a esta gran unión la Guerra Fría termino en victoria para la OTAN y provocando al mismo tiempo la desaparición de la Unión Soviética en 1991, que a su vez les otorgó libertad a aquellos países del conjunto soviético que proclamaron su propia soberanía.

LEER
La polémica del maratón récord de Kipchoge

Han pasado más de 70 años desde su conformación, y más países se han estado agregando a esta gran alianza para obtener sus beneficios, alcanzando ya 30 miembros donde encontramos (en orden alfabético): Albania, Alemania, Bélgica, Bulgaria, Canadá, Croacia, Dinamarca, Eslovaquia, Eslovenia, España, Estados Unidos, Estonia, Francia, Grecia, Hungría, Islandia, Italia, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Macedonia del Norte, Montenegro, Noruega, Países Bajos, Polonia, Portugal, Reino Unido, República Checa, Rumanía y Turquía.

Pero lo que no ha cambiado en absoluto luego de tantos años, es el objetivo de proteger la paz y la estabilidad en todo aspecto a cada uno de sus miembros, por lo tanto, esto también ha significado tiempos de paz entre los 30 países miembros al no permitirse ataques entre ellos, o de lo contrario enfrentarían todo el peso de la gran alianza.

¿Cómo ha funcionado en términos realistas la defensa colectiva por la que se rige la OTAN?

Las cuestiones de defensa colectiva por la que se rige el colectivo, se encuentra estipulado en el artículo 5 de este tratado, donde se pide a todos los miembros garantizar que estén disponibles todo tipo de recursos, humanos y militares, en caso de que uno o varios de sus miembros los requieran para garantizar la paz y la seguridad de su nación.

LEER
La generaciónZ se ríe de los skinny jeans

Desde luego, este punto beneficia en gran medida aquellas naciones que se encuentran en territorios conflictivos pero que son demasiado pequeñas para contar con una fuerza militar adecuada para defenderse.

Por su parte, Estados Unidos al representar la fuerza militar más grande de toda la organización, prácticamente es el encargado principal de brindar protección a todo el conglomerado, sin embargo, su intervención debe ser autorizada por los miembros.

La primera y la única vez que el artículo 5 ha sido invocado, ha sido a raíz del atentado de las Torres Gemelas en Estados Unidos el 11 de septiembre del 2001, cuando se estableció que Al Qaeda fue el responsable de dicho ataque.

Fue entonces cuando la organización de la OTAN vio la necesidad de tomar cartas en el asunto e invadir Afganistán para derrocar a la fuente de los presuntos ataques terroristas que podían ir en escalada con el paso del tiempo.

Sin embargo, la OTAN ha tenido que congregarse en más de una ocasión, una más durante la Guerra de Golfo en 1991 a petición de Turquía, y otra más durante las dificultades que estaban amenazando a Iraq durante la guerra civil en Siria por ahí del 2012.

Pese a que la OTAN pareciera ser una entidad fusionada que tiene su propia defensa, en realidad no cuenta con su propio ejército. En realidad, sus miembros con mayor poder militar son los que aportan en cierta medida, de acuerdo a cada situación y la decisión a la que se llegue luego de debatirlo.

LEER
No son de béisbol: Otaku valora su colección de cartas en $10 millones

También la economía de cada país miembro juega un papel importante, pues deben tener la capacidad de ofrecer al menos el 2% de su PIB para invertirlo en cuestiones de defensa, pero esto es más teoría que realidad, pues la situación y disponibilidad de aportación de algunos miembros no es equitativa cuando la situación lo amerita.

De los 30 países inscritos, solo diez de estos han podido realizar dicho aporte, donde destaca Estados Unidos, Croacia, Estonia, Francia, Letonia, Grecia, Polonia, Lituania, Rumania y el Reino Unido.

Es aquí donde la OTAN ha enfrentado una de sus primeras crisis, pues un poder militar tan grande como el de Estados Unidos que permita a su vez defender otras naciones, es un gasto bastante importante que requiere de la cooperación recurrente de sus miembros.

Sin embargo, dichos gastos militares estadounidenses han superado por mucho el presupuesto que muchos aliados han podido pagar incluso desde que la OTAN se fundó. Esto fue evidente durante el gobierno de Donald Trump, quien hizo pública la deuda de otros países, y exigía que estos devolvieran a Estados Unidos una parte de sus déficits de años pasados.

La OTAN y su rol en la actual crisis por la invasión de Ucrania que ha revivido el poder de esta unión

Las fricciones entre Rusia y Ucrania se veía venir desde hace ya mucho tiempo, razón por la cual la OTAN optó por hacerse de tropas en el este de Europa incluso antes de que la invasión a Ucrania comenzara.

LEER
Un dron encuentra a un fugitivo chino en una cueva

Para finales de marzo, la OTAN convocó grupos de combate para distribuirse en Letona, Estonia, Lituania y Polonia, y estos grupos responderían a las órdenes de Estados Unidos, Canadá, Reino Unido y Alemania.

Una vez que la invasión inició, para sorpresa de muchos, la alianza decidió no apoyar a las fuerzas ucranianas cuando se intentaba impedir el paso de Rusia en su territorio, en su lugar decidieron mantenerse en posición y totalmente preparada para reforzar los grupos de combate en caso de ser necesario.

La OTAN decidiría no intervenir directamente durante el conflicto, dejando a Ucrania desprovisto de fuerza humana para combatir, en vez de eso, enviaron armas y municiones a los sitios de conflicto, lo que ha costado destrucción en el territorio ucraniano y un inminente avance del ejército ruso.

No fue hasta el 14 de marzo que Rusia llegó a un campo de entrenamiento militar en los límites de Polonia, cuando realmente hubo una preocupación por parte de la OTAN, como una advertencia de que el conflicto podría expandirse inminentemente a otras naciones si no existe un apoyo real por parte de la organización.

Fue apenas este 8 de abril que la OTAN finalmente ha anunciado que se prepara para desplegar más grupos de batalla en los cuatro países. Con la nueva amenaza de que el ejército Ruso se proveería de armas químicas para atacar Ucrania, el presidente Biden ha advertido que participará con rigor si eso ocurriese.

LEER
Este robot de la CIA inició la exploración marina avanzada

Estados Unidos no solamente proveería a Ucrania de tropas, también aportará 1.000 millones de euros al país como ayuda humanitaria, y principalmente ayudar a los afectados dentro del país, y los refugiados que alcanzaron a huir a otros países europeos.

Además, al igual que otros países, Estados Unidos continuará implementando sanciones que afectaría a nivel político, militar y élites de Rusia, así como la imposición de medidas para aquellos que están evadiendo dichas sanciones.

Alemania también muestra su solidaridad al inyectar presupuesto a su fuerza de defensa, algo bastante raro para un país que hasta ahora se abstenía de hacerlo.  Otros países que rodean el territorio ucraniano como Polonia, ha empezado a hacer cambios para refugiar a ucranianos que han logrado escapar del conflicto.

La OTAN, que hasta hace poco había perdido la razón de ser de esta alianza y solamente reuniéndose para posar en la foto familiar, finalmente ha revivido y ha empezado a dar signos de su poderío a pesar de muchos opinan que pudieron haber evitado que el conflicto creciera.

A pesar de moverse de forma cautelosa, ha podido apoyar como nunca a Ucrania en otros aspectos, y más que nada como un apoyo “detrás del escenario”, pero aún con el potencial de intervenir directamente y convertirse en el pilar que pondría freno a la invasión rusa.

Descubren por accidente qué sucede en nuestra mente cuando morimos

Consejos para eliminar cortes por buffering cuando miras películas en streaming en tu TV