La Mona Lisa oculta más detalles de los que crees

La Mona Lisa es un cuadro que lleva fascinando a la humanidad desde que los pinceles de Leornado da Vinci representaron a esta misteriosa joven. En la actualidad millones de personas se pasan por el museo del Louvre en París a admirar sus delicadas pinceladas con su característico sfumato, pero nos siempre fue así. Si nos remontamos a los tiempos de esta majestuosa creación, muy pocas personas eran las que confiaban en el triunfo de esta obra. El propio Papa León X nunca creyó que Leonardo pudiese realizar un cuadro que hoy día se considera como una gran maravilla.

Pero lo que sin duda alguna llama la atención a pesar del paso del tiempo son los enigmas que esconde el reputado cuadro de ‘La Gioconda’. Encima, todas las investigaciones que se realizan cada año sobre uno de los mejores cuadros de la historia del arte revelan nuevos secretos.

Características de La Gioconda

La Mona Lisa se trata de un óleo en lienzo de álamo que se realizó sobre una tabla aproximadamente entre los años 1503 y 1507. Cabe destacar que la traducción significa ‘La Alegre’, por lo que se cree que esta es la recreación de la esposa de Francesco del Giocondo. En lo que respecta a las dimensiones, este cuenta con unos 77 X 53 cm y la técnica mayoritariamente empleada por Da Vinci fue el uso del ‘sfumato’.

Durante casi seis siglos de vida no se conocen restauraciones de la obra.

La fama de la Mona Lisa no se atribuye a que en sí sea una obra descomunal para los tiempos en los que se realizó, si no a los misterios que la envuelven. Cabe destacar que expertos de todo el mundo investigan esta pintura en busca de indicios que certifiquen sus hipótesis. Además, uno de los detalles más interesantes es que nunca se ha restaurado en sus ya más de 500 años de historia, ya que se conserva como una auténtica reliquia.

Los intentos de robos más llamativos

Al tratarse de una de las grandes reliquias que se conservan de esa época, cabe destacar que centenares de personas intentaron e intentan hacerse con ella. Por un lado, uno de los intentos de robo más llamativos fue el que se llevó a cabo en 1911 a manos de Vincenzo Peruggia. Además, a este que era trabajador del Louvre se le detuvo dos años después en Florencia, ciudad de origen de la obra donde algunos apuntan que quiso devolverla.

Una vez la encontraron fue expuesta por toda Italia.

Cabe destacar que durante los más de dos años de desaparición de la obra, las autoridades francesas sospechaban de que el hurto era obra de Picasso y Guillaume Apollinaire. Además, apostaban por estos por el simple hecho de que sus obras no estaban teniendo la aceptación de la masas con la Gioconda por encima.

Algunos enigmas de la Mona Lisa

Como ya mencionamos la gran incertidumbre que causa esta obra en los científicos y en las masas es realmente la que produce la expectación sobre la misma. Es por ello que existen ciertos enigmas y secretos que son dignos de explicar.

A la retratada se le atribuyen multitud de enfermedades.
  • Símbolos ocultos en los ojos: al parecer en estos se ocultan siglas y números que podrían perfectamente resolver algunos enigmas que circulan sobre la obra. Cabe destacar que fue el investigador Silvano Vicenti el que afirma que en el ojo derecho pueden observarse las siglas de Leonardo Da Vinci ‘LV’. Por otra parte también argumentó que en el ojo izquierdo parece ocultarse la combinación de siglas CE o CB. Mientras que en el arco de uno de los ojos se ocultaría un número, el 72, o la letras L y un 2.
Se cree que la obra es un autorretrato de Leonardo.
  • Ausencia de cejas y pestañas: una de las características más impactantes es la ausencia de vello en esta parte de la protagonista. Cabe destacar que esto se debe a que en el renacimiento era signo de belleza. Por otro lado el científico Pascal Cotte cree que se debe a que en un principio la obra si contaba con esta parte, pero que puedo ser borrada en una restauración o incluso eliminadas con posterioridad por el propio Leonardo.

Algunos estudios sobre la Mona Lisa

  • Porcentaje de felicidad: Una investigación llevada a cabo por la Universidad de Ámsterdam en el año 2005 reveló el cúmulo de emociones que transmite la obra. Además, este estudió demostró que el nivel de alegría de la protagonista era de un 83%. Por otra parte también se llegó a la conclusión de que transmitía un 9% de desagrado, un 6% de miedo y un 2$ de enfado.
La réplica más precoz de la obra se guarda en Madrid.
  • La gemela del Museo del Prado: la capital madrileña conserva la que un día llegó a considerarse como una reproducción banal de La Gioconda. Cabe destacar que fue una investigación que se realizó en los años 2011 y 2012 la que desveló que realmente se trataba de una réplica exacta. Además, se cree que esta se realizó a manos de uno de los pocos discípulos de Leonardo a la vez que este pintó la original.