Limpia tu Android de virus y malwares

Hace unos años era imprescindible tener un buen antivirus instalado en la computadora: Windows era un coladero de malware y era muy fácil ser infectado por algún programa malicioso. Con el tiempo el uso de las computadoras se ha reducido a favor de los smartphones.

En la actualidad toda nuestra vida está almacenada en dispositivos móviles. Guardamos en nuestros smartphones información delicada de todo tipo: las fotos de las vacaciones, cuentas bancarias, tarjetas de crédito, conversaciones de WhatsApp, etc.

Como era de esperar, tantos datos suculentos han hecho que gran parte de la comunidad hacker centre sus objetivos en idear mil y un formas de infectar tu celular con un virus. Por este motivo, hoy es mas importante que nunca saber si tenemos un virus en el móvil y conocer cómo eliminarlo.

Qué tipos de virus y malware hay

Según sus propósitos podemos clasificar los virus como maliciosos o no maliciosos.

Virus no maliciosos

Los virus no maliciosos son aquellos que no acceden a tus datos personales ni dañan tu celular. Este tipo de virus obtienen sus beneficios principalmente con la publicidad. El modus operandi de este tipo de malware es la suplantación de anuncios. Estos programas instalan un código que lo que hace es sustituir la publicidad que ves por anuncios propios, de tal modo que al hacer click sobre ellos obtienen beneficios.

Este tipo de virus no maliciosos se denomina adware. Si el hacker no ha sido avaricioso es posible que ni de percates de que tienes un virus dentro de tu cel. Pero los adwares pueden llegar a ser muy molestos. En muchas ocasiones, este tipo de virus se programan para sacar beneficio económico lo más rápido posible, por lo que inundan tu móvil con publicidad excesiva, mensajes molestos y pop ups indeseados.

Como podemos ver, el adware, además de ser una molestia, también puede ser negativo para tu bolsillo. Los adwares, al mostrar más publicidad, también descargan más datos de Internet, por lo que podrías acabar pagando más por tu tarifa 4G.

Otro efecto no deseado de este tipo de malwares es el aumento del consumo de batería. Por lo tanto, si ves más publicidad de lo normal y tu batería dura poco, es muy probable que estés infectado por un virus.

Virus maliciosos

Si los adwares no dejan de ser una molestia, los virus maliciosos pueden suponer un serio peligro para nuestra integridad financiera y vida privada. Este tipo de malwares escanean nuestro dispositivo en busca de cualquier dato comprometido. Son especialmente meticulosos a la hora de encontrar contraseñas de email, cuentas bancarias o datos de acceso a las redes sociales.

El mejor consejo para evitar este tipo de ataques es intentar almacenar el menor número de datos comprometidos posibles en nuestro dispositivo. Intenta que las contraseñas de tus cuentas tengan una longitud considerable y que intercalen mayúculas, minúsculas, número y otros signos.

¿Cómo podemos evitar infectarnos por un virus?

Ahora que hemos identificado el tipo de virus que puede comprometer nuestra seguridad, vamos a intentar protegernos de ellos.

La principal vía de infección en Android es la instalación de APK de fuentes desconocidas. La tienda de Google es realmente estricta a la hora de aceptar apps en su store. Cualquier aplicación que te permita ver una película de forma ilegal o descargarte una canción sin pagar está fuera de la tienda. Por este motivo, es muy frecuente que app con propósitos ilegales te insten a bajarlas desde su web saltándose así cualquier proceso de verificación.

Por este motivo, te recomendamos encarecidamente que jamás te descargues una app fuera de la store oficial de Google.

Si bien es verdad que cada cierto tiempo surgen noticias de apps que contienen malware en la tienda de Google, estos casos son cada día menores y la Play Store sigue siendo la única forma segura de instalar apps.

¿Qué hacer si tenemos un virus?

Como en cualquier caso de infección, el primer paso es evitar su propagación. Por lo tanto, lo primero que debemos hacer es deshabilitar la conexión a Internet. ¿Por qué debemos hacer eso? Imagina que tenemos un virus que te roba las fotos personales, si no desactivamos la conexión WiFi o 4G, el virus seguirá robándote la información.

Una vez desactivada la conexión a Internet debemos tomar una decisión importante. Podemos descargar un antivirus y rezar por que sea efectivo o realizar un reseteo completo del dispositivo con la consiguiente pérdida de datos.

Si optamos por el antivirus tenemos que tener en cuenta de que existen muchas posibilidades de que éste no sea del todo efectivo. Es posible que de falsos positivos, o lo que es peor, que ignore por completo la amenaza.

Lo cierto es que si queremos tener una certeza absoluta de que nos hemos librado del virus lo único que podemos hacer es formatear el celular, o dicho de otra forma, hacer un reseteo de fábrica de nuestro dispositivo.

Con un resteo de fábrica perderemos todo lo que tenemos guardado en la memoria, por lo que deberemos reinstalar apps y restaurar contactos, pero es la única manera de tener certezas de haber eliminado el virus correctamente.