¿Me preparo para el holocausto?: Guía nutricional para bunkeres

Durante la Segunda Guerra Mundial se puso en evidencia los estragos que era capaz de hacer las entonces novedosas bombas nucleares, desde luego, los ciudadanos de Estados Unidos estaban atemorizados después de ver toda clase de contenidos en los medios de comunicación sobre estos eventos.

Todos estaban temerosos de que una gran guerra nuclear fuese a azotar en cualquier momento al país norteamericano, fue entonces cuando surgieron los famosos búnkeres nucleares que no solamente estaban a disposición de las grandes élites como empresarios multimillonarios y el propio presidente, también el pueblo quería protegerse.

Estos refugios fueron construidos en masas en los jardines y campos, aunque de una forma tan casera, rudimentaria y sin conocimientos, que seguramente no iban a ser lo suficientemente seguros para sobrevivir la catástrofe.

Es entonces cuando los estadounidenses adoptaron el concepto de tener un almacén de alimentos no perecederos y otros productos de supervivencia en sus sótanos y bunkers, y aunque ya han pasado muchas décadas desde entonces, aún hay personas que practican este método de precaución.

Algo que parece, hasta cierto punto, comprensible tomando en cuenta que Estados Unidos siempre está en el foco de muchos países rivales que no dudarían en descargar su armamento pesado en caso de conflicto de intereses, especialmente con Rusia, China, Irán o Corea del Norte.

LEER
Al final el ir y volver al trabajo es beneficioso para la salud mental

¿Pero qué pensarías si te dijera que hay gente en la actualidad que realmente piensan que habrá un apocalipsis zombie y tienen armados sus bunkers para cuando ese día suceda?

Hace un par de años eso seguiría siendo totalmente absurdo, los zombies no existen después de todo, ¿pero sabías que muchos de los zombies de las novelas son productos de vacunas o experimentos médicos en humanos con virus que han salido mal?

Con la llegada de la pandemia por el Covid-19, parece que los creyentes de los zombies tienen un punto a favor, después de todo la cuarentena que estamos viviendo se trata de distanciarnos de la contaminación de otras personas.

¿Piensas que esto es demasiado rebuscado?, hagamos una pequeña memoria tan solo este 2020, cuando miles de personas vaciaron los supermercados del papel higiénico en todo el mundo por un simple rumor sobre desabastecimiento inminente que luego fue desmentido.

Y poco después, con los anuncios de las cuarentenas, muchas personas empezaron a vaciar las tiendas minoristas de alimentos no perecederos como embotellados, enlatados, empaquetados y deshidratados instantáneos como ramenes, pan, agua, carne en conserva, más papel higiénico, gel antibacterial, cubrebocas y más.

Aunque no se habló mucho de eso, lo cierto es que las personas iban a hacer compras enormes para pasar la cuarentena, pero de lo que sí nos enteramos en internet eran recomendaciones de los nutriólogos sobre qué no comprar para evitar una mala nutrición en el hogar, ¿lo recuerdas?

LEER
El futuro de las empresas tecnológicas será muy movido

Salir a la calle para hacer compras no solo daba miedo, también las autoridades se pusieron muy pesados al menos en España, mientras que en otros países empezaron a cerrar establecimientos, es aquí cuando la única vez para salir de compras debía ser a lo grande y con productos que duraran lo más posible.

Pero, ¡ojo!, también los expertos de la salud recomendaban tener una dieta saludable para poder resistir el golpe del virus en caso de contraerlo, lo que entra en conflicto con los productos en conserva y empaquetados (ultra procesados) que no son precisamente muy saludables. Entonces, ¿qué hacer?

 

¿Qué alimentos recomiendan los expertos para almacenar en tu casa búnker durante la pandemia o cualquier otro holocausto de aliens ultra radioactivos?

Aunque lo vemos como un chiste en las redes sociales, es cierto que ante la cuarentena estamos terminando ya sea hecho una escultura de músculos por adoptar una vida fitness, o ganando bastantes kilos de más.

Este último, el caso el más visto por muchas personas que ante la inactividad, el aburrimiento o el exceso de estrés, han terminado ganando volumen corporal, pero las cosas pudieron haber sido menos catastróficas si nuestra alimentación fuese sana en primer lugar.

Y es que aunque no tengamos nada que hacer más que comer, o este sea nuestro último recurso para desahogar la ansiedad, si antes de la pandemia hubiésemos tenido un buen hábito alimenticio, no le pondríamos muecas a esa manzana o brócoli porque ya estaríamos habituados a ellas.

LEER
La renta básica californiana revela que sus receptores trabajaron aún más que antes

Pero la realidad es que encontramos de forma cotidiana una amplia colección de productos altos en azúcares, carbohidratos, sodio y grasas trans, y es a lo que estamos acostumbrados a consumir.

Así que, antes de hablar de los alimentos que deberías almacenar ante otra oleada de la pandemia, era necesario recalcar que debemos estar adaptados de antemano a alimentos nutritivos y saludables, para que después no nos sepa amarga la cuarentena y terminemos viviendo un verdadero infierno culinario rindiéndonos a la tentación.

Que por cierto, como segunda nota importantísima, algo que no solo los nutriólogos apuntan, sino los mismos médicos al frente de batalla por el Covid-19, y se trata de una pésima alimentación que está enviando a los pacientes a la unidad de cuidados intensivos debido a que se desarrolla en forma de diabetes, hipertensión, problemas cardiovasculares, y sobre todo, sobre peso.

Así que no solo se trata de lucir bien y sentirte bien, sino de tener tu cuerpo lo suficientemente sano y nutrido para que desarrolle los suficientes anticuerpos que puedan hacer frente a esta terrible enfermedad y muchas otras.

Estos alimentos puedes empezar a consumir y a almacenar sin remordimientos:

Alimentos ricos en hidrato de carbono buenos

¿Buenos?, así es, hay alimentos con carbohidratos que son considerados beneficiosos y otros que aportan poco o nada a nuestro organismo, y un truco para poderlos identificar es en la cantidad de fibra que aportan.

LEER
La generaciónZ se ríe de los skinny jeans

La fibra, de hecho, ayuda a perder peso ya que ayuda a nuestro sistema digestivo a absorver mejor los nutrientes y cumplir mejor su deber de desechar elementos dañinos como glucosa (azúcar) y colesterol de los alimentos.

Las frutas son una excelente fuente de fibra, pero en especial:

  • Ciruela
  • Papaya
  • Pera
  • Mora azul
  • Kiwi
  • Fresas
  • Mandarina
  • Pitaya o dragon fruit
  • Durazno, solo por citar algunos que son fáciles de conseguir en el súper o el mercado.

Desde luego, la fruta se descompone en cuestión de días, nada favorable para almacenar en un búnker, por eso te recomendamos almacenarlos congelados. Muchas personas suelen pelarlas, trocearlas y almacenarlas en bolsas herméticas para consumirlas en licuado o ensalada.

Otra opción para obtener fibra la encontramos en los productos integrales, por ejemplo el arroz integral que se considera un carbohidrato bueno, a comparación del arroz blanco común que se desaconseja su consumo por ser un carbohidrato no tan bueno.

Así también encontramos otros productos en su versión integral y fácil de almacenar como:

  • Arroz integral combinado con granos
  • Panes integrales con o sin semillas
  • Tortillas de maíz
  • Pastas integrales, entre otros.

Fuentes ricas en proteínas

Es la fuente de energía que necesitamos todos los días y es vital su consumo para que nuestro cuerpo funcione, ya que de hecho, se trata del alimento con el que se nutren cada una de nuestras células. ¡La proteína es vida!

LEER
El futuro de las empresas tecnológicas será muy movido

Las proteínas se encuentran en la carne, lácteos y huevos principalmente, pero si necesitas una fuente de proteínas que esté mucho tiempo almacenado, puedes optar por:

  • Carne deshidratada
  • Atún, caballa o tilapia en conservas
  • Filambre al vacío
  • Leche en polvo (a base de suero lácteo)

Aunque hay que tener cuidado con la carne seca y pescados en conserva, ya que suelen tener una alta cantidad de sodio que a la mediano plazo podría ser perjudicial para la salud.

Por eso otra opción de proteínas buenísimas y fáciles de almacenar por días o meses son:

  • Barras energéticas proteínicas
  • Legumbres (garbanzos, lentejas, frijoles, etc.)
  • Semillas (calabaza, chía, girasol)
  • Granos (quinua, avena, amaranto, chía, trigo, seitán)

Incluso actualmente se pueden encontrar polvos de proteína para licuado a base de semillas y granos que aportan lo que necesitas en el día sin necesidad de recurrir a productos de origen animal y son altamente almacenables.

Alimentos ricos en grasas buenas

Las grasas son también importante fuente de energía, algo que necesitaremos si llegásemos a estar en una situación de emergencia extrema, donde las grasas serán nuestro única fuente de energía.

Para ello debemos obtener grasas buenas que aportan esa «gasolina» a nuestro organismo, y evitar aquellas que se acumulan en nuestras arterias causando enfermedades cardiacas, algunas opciones excelentes son:

  • Aceite de oliva extra virgen
  • Semilla de chía
  • Aguacate
  • Frutos secos
  • Pescado magro como el salmón que aporta ácidos grasos omega 3, además de proteína.
LEER
La renta básica californiana revela que sus receptores trabajaron aún más que antes

Todos estos alimentos son nutritivos y prácticamente todo lo que necesitamos para llevar una vida sana y lejos de enfermedades, las cuales deberíamos de consumir todos los días y no solamente en medio de un holocausto.

Deportes que te ayudarán a resolver diferentes ánimos

La generaciónZ se ríe de los skinny jeans