OMS: La pandemia del exceso de trabajo llega a los 745 mil las muertes anuales

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha revelado que largas jornadas de trabajo han dejado más de 745.000 muertes para 17 de mayo del 2021 que fue publicado el artículo en su sitio oficial.

Derrames cerebrales y casos de enfermedad isquémica del corazón son las causas de muerte por exceso de trabajo, cifras que comenzaron a aumentar en 2016 y han ido aumentado un 29% a partir del año 2000.

Estos datos corresponden a un análisis global luego de triangular los factores de muertes, calidad de salud y horas laborales de las personas alrededor del mundo. Se estima que tan solo en 2016, casi 399.000 personas murieron a causa de un derrame cerebral mientras que 347.000 personas murieron de una enfermedad cardiaca.

Todos estos casos estaban estrechamente relacionados con una carga de trabajo de al menos 55 horas semanales. Entre el año 2000 y 2016, se observó un aumento de víctimas de enfermedades cardiacas en un 42% y derrames en un 19%.

También se observó que el sexo masculino es quien lidera las muertes relacionadas con el trabajo con un 72% de las víctimas totales. Donde se ha ubicado que la mayoría vive en países en el oeste del Pacífico y las regiones al sureste de Asia, principalmente en trabajadores de mediana edad y de la tercera edad.

LEER
Los mejores aliados para la salud de tu pelo

La mayoría de las víctimas tenían una edad entre los 45 y 74 años de edad, y todos trabajaban 55 horas por semana o más. Ya sea en uno o varios trabajos, aunque no se especifica si ha tenido relevancia el hecho de ser trabajos de riesgo como el sector de la construcción o no.

Dicho estudio publicado en el Environment International, también revela que la muerte por exceso de trabajo representa un tercio del total de causas de mortalidad en el labor, por lo que no se incluyen accidentes laborales o muertes cuya causa no esté relacionada con largas jornadas de trabajo.

Gracias a este estudio, se ha podido actualizar las creencias en relación a las muertes laborales, las cuales automáticamente están relacionadas a factores de seguridad en el área laboral, principalmente en sectores de riesgo como la construcción, minería, mantenimiento de plantas eléctricas, entre otras.

Hasta ahora, el suicido por exceso de carga laboral que se popularizó en algunos países como China, eran la única razón de muerte reconocida por los investigadores, por lo que esto viene a actualizar las viejas creencias que permitirán a las empresas y el gobierno, poner más atención a la salud de los empleados.

La pandemia ha sacado a flote el abuso del home office de muchas empresas

A comparación de jornadas de 35 o 40 horas, superar las 55 horas semanales supone una mayor probabilidad de morir por un derrame cerebral, exactamente un  35%, y un 17% mayor por enfermedades cardiacas.

LEER
Recomendaciones y consejos para descansar mejor

Las cifras de fallecidos al año por esta causa no parece ceder, representando el 9% de la población mundial, pero también se le debe sumar la cifra de trabajadores que han sobrevivido a estas enfermedades y han desarrollado una incapacidad física, y también las muertes a una edad más temprana que las contempladas.

Cabe destacar que este análisis no ha venido de la nada, sino como una preocupación luego de observarse el abuso de las empresas hacia sus trabajadores en el modo home office que ha traído la pandemia.

Ahora no hay un reloj que indique la hora de entrada y salida en las oficinas, y las empresas se han empeñado en que sus trabajadores tengan que estar siempre conectados, trabajando y disponibles para cualquier eventualidad ya que están en la “comodidad” de su casa, aumentando el tiempo de trabajo dramáticamente.

El director general de la ONG, Adhanom Ghebreyesus resalta que la pandemia por el COVID-19 ha traído cambios significativos en la forma en la que las personas trabajan ahora. El teletrabajo se ha convertido ya en la nueva norma en muchas empresas de diferentes industrias.

Ahora, la delgada línea entre el trabajo y la vida privada se ha desvanecido por completo en la gran mayoría de los casos, y no solo eso, muchos negocios han sido forzados a reducir su personal o cerrar sus puertas para no endeudarse.

LEER
La importancia de lucir unos pies sanos e hidratados

Los afortunados que aún conservan sus trabajos y negocios, ahora tienen que trabajar muchas más horas que antes, y lo cierto es que ningún trabajo vale la pena el riesgo de sufrir un derrame cerebral o un paro cardiaco que los puede mandar al hospital o directamente matar en el acto.

Está claro que los gobiernos, patrones y empleados necesitan unir sus fuerzas para crear nuevas normas que se adapten a este estilo de trabajo, y eso significa también poner límites por el bienestar de la salud de las personas.

La doctora Maria Neira, directora del Departamento del Medio Ambiente, Cambio Climático y Salud de la ONG, menciona que trabajos que duran más de 55 horas a la semana realmente es un peligro para la salud y no se debe subestimar o minimizar su impacto.

Es necesario crear conciencia, analizar y tomar acciones cuanto antes antes de que más vidas se cobren debido a esta pandemia y en su intento por mantenerse a salvo del virus, solo para intercambiarlo por una muerte por exceso de trabajo.

Algunos esfuerzos con las que se recomienda iniciar incluyen:

Que el gobierno pueda implementar nuevas leyes, reforzar las que ya existen, regular las políticas que prohíban a los patrones sobrecargar a sus empleados de horas laborales, estableciendo límites máximos en las jornadas laborales.

LEER
Propiedades y beneficios del jabón de jazmín

Los sindicatos o colectivos que funcionan como intermediarios entre los empleados y la empresa, podrían ocuparse de organizar los límites de horas de trabajo de modo que ambas partes se beneficien, asegurando la flexibilidad y garantizando que el acuerdo no se rompa.

Los empleados también pueden organizarse rolando las horas de trabajo, de modo que nadie supere la cantidad de horas de trabajo recomendadas, que es de 55 horas semanales en adelante.

Propuestas y nuevas dinámicas sí se pueden implementar en las empresas y negocios, solo es cuestión de sentarse a discutirlo hasta llegar a un consenso. Algo que ya debería estar sucediendo a un año de la pandemia.

La pandemia nos hizo concientes de esta epidemia de muertes laborales, pero en Japón ya existía y se llama Karoshi

El país del sol naciente, Japón, ya tiene experiencia con este tipo de epidemia que ha vivido en carne propia y hasta tiene un término para identificarlo: Karoshi.

Desde hace ya mucho tiempo los japoneses saben que trabajar más de 55 horas semanales puede atraer daños tan graves a la salud que puede conducir a la muerte por un exceso de estrés que el cuerpo es incapaz de tolerar.

Quienes han sobrevivido al Karoshi, ahora son personas incapaces de valerse por sí mismas, con el cuerpo paralizado, sin poder vestirse, alimentarse o moverse por sí solos, las secuelas conocidas luego de un derrame cerebral.

LEER
Los beneficios de las nueces para nuestra salud

Japón, cuyas empresas pueden tener a sus empleados trabajando hasta 15 horas al día, también se le debe sumar las horas de traslado hasta la oficina, para muchos va entre 30 minutos, hasta varias horas en tren, actividad que ya de por sí genera su grado de estrés.

El Karoshi fue más que evidente cuando murieron 2.310 trabajadores en solo un año, 2017, prácticamente por los dos motivos antes mencionados: derrame cerebral y ataque cardiacos por índices de estrés extremo.

Pese a esto, las empresas hicieron caso omiso de las muertes, pero los familiares de las víctimas levantaron movimientos ciudadanos para evitar que siga sucediendo lo mismo. Afortunadamente fueron escuchados por el Parlamento, que aprobó la Ley de Prevención contra el Karoshi.

No solo las empresas comenzaron a hacer cambios importantes en sus ideas arcaicas de que no hay mejor empresa que la que hace trabajar incansablemente a sus empleados. También el Gobierno japonés se comprometió a combatir el problema realizando reformas a las leyes del trabajo.

Los ciudadanos también fueron parte de este gran logro, volviéndose más activos en su derecho por hacerse escuchar ante las empresas y el gobierno para hacer valer sus derechos humanos y como trabajadores.

Desde luego, también esto vendría a mejorar los índices de suicidio japonés también debido a la explotación laboral, omisión de sus derechos humanos, entre otras problemáticas laborales que son todo un tabú.

LEER
Tres métodos para quemar grasa abdominal en semanas

Sin duda, hay mucho que aprender de esta nueva dinámica de trabajo home office, pero no solamente en cuestión de cómo obtener mayor productividad desde casa, sino también en lograr el equilibrio que se tenía en las actividades en oficina,  y sobretodo, respetar las horas laborales estipuladas en los contratos en primer lugar, evitando que la pandemia sea una excusa para violarlas.

ANUNCIOS

Llega función que permite ocultar los “me gusta” en Instagram

Recomendaciones y consejos para iniciarse en el running