¿Para cuándo será una realidad los coches autónomos?

Es común pensar que los accidentes de tráfico se deben a fallas de los coches como pérdida de frenos o alguna descompostura en los sensores, sin embargo, de acuerdo a las estadísticas proporcionadas por DGT, se ha revelado que cerca del 90% de los accidentes registrados en España se deben a errores del conductor.

Estos resultados han dado una pista muy clara sobre el desarrollo tecnológico en medios de transporte y movilidad en el futuro próximo. 

Gran parte de los avances hasta ahora se ha enfocado en mejorar la experiencia y confort de los automóvil brindando mejor sonido en sus parlantes, mejores controles, diseño general, asiento más cómodos y medidas de seguridad en caso de suceder accidentes, pero ¿qué hay de las medidas para evitarlas?

Se estima que más de 2 mil muertes se pudieron haber evitado tan sólo en el 2017 si los esfuerzos para evitar accidentes ya se hubieran desarrollado. Sin embargo, desde entonces la tecnología en coches autónomos ha dado pequeños pasos implementando cámaras, sistemas de frenado y conducción automático, entre otros, pero está claro que esta tecnología debe avanzar.

Los coches autónomos, una tecnología del presente en proceso de desarrollo

Los Sistemas Avanzados de Asistencia al Conductor, mejor conocidos como la tecnología ADAS, por sus siglas en inglés,  han sido los precursores de lo que serán los carros automatizados y que lentamente irán ganando terreno en las estructuras de los autos del futuro cercano.

Actualmente los sistemas ADAS se pueden encontrar en los sensores de detección cercana de objetos o peatones, activando el frenado automático, así también como otras situaciones que hasta ahora sólo se podría pensar que una persona podría controlar.

Por ejemplo, aproximación de otros vehículos en el ángulo muerto de los retrovisores, detección de fatiga del conductor insertando cámaras con sensores con visión nocturna que capta permanentemente el estado de vigilia del conductor, así como cambio de carril accidental manteniendo al auto en su carril.

Entre otras tecnologías que se podrían ver en el futuro está la detección y reconocimiento de las señales de tráfico los cuales lo llevan a un panorama mucho más complejo, acercándose inminentemente a la posibilidad de que el automóvil pueda realizar todas las funciones del conductor.

Aunque no se sabe con certeza en qué momento los automóviles puedan adquirir esta independencia al grado de incluso al tomar decisiones  en situaciones inesperadas y espontáneas tal vez gracias a la inteligencia artificial, se estima que en el 2025 se puedan ver resultados contundentes de los primeros coches autónomos.

Esta ambición por lanzar al mercado el primer automóvil autónomo ya está prácticamente empujando a todas las empresas fabricantes de automóviles por desarrollar tal tecnología, entre ellas tenemos a Mercedes Benz, TESLA, Ford, Peugeot, Nissan, Toyota, Volvo, Kia, sólo por citar algunos ejemplos.

Pero quien ha dado indicios de estar ya sobre la marcha es Mercedes Bens, quien este año lanzó su primer auto Clase E equipado con una gran tecnología novedosa como el sistema de Drive Pilot muy parecido a lo que se quiere llegar en cuanto a la conducción automatizada juntando muchas de las tecnologías ya existentes dispersas y otras más nuevas.

Hasta ahora el Clase E de Mercedes puede realizar frenado automático ante obstáculos cercanos, cambios de carril accidentales, aceleración automática, cambio de carril con sólo activar las luces direccionales, entre otros.

Discusión y debate sobre los coches autónomos

Aunque todo parezca indicar que los coches autónomos podría traer nada más que ventajas, hay quienes se están planteando las desventajas que podría atraer, por ejemplo:

Precios desorbitantes especialmente entre los primeros automóviles con esta tecnología que sólo estará al alcance de unos cuantos.

En caso de fallos tecnológicos, prácticamente pondría todo el automóvil y sus funciones en jaque, así como sus pasajeros, ya que prácticamente todo estará controlado por esta.

Se estima que tener un seguro de automóvil sea más complejo y más caro pues cambian las necesidades y parámetros que se buscará proteger. Posiblemente las aseguradoras llenen sus bolsillos con los esperados errores de sacar algo nuevo y desconocido a la venta.

También las leyes de circulación podría cambiar drásticamente, así como sus normativas, sin duda no se sabe hasta qué punto las cosas podrían cambiar para la humanidad con la llegada de este tipo de automóviles, sin embargo, se esperan con mucha emoción y grandes expectativas.