¿Sabías que el agujero negro tiene su propios sonido? Este y otros datos que no conocías

La naturaleza en el universo no es tan diferente como la de nuestro propio planeta, tanto en el espacio como en la Tierra, todo se mueve, todo tiene ciclos de vida y muerte, e incluso también encontramos depredadores como los titánicos agujeros negros.

Gracias a las películas de ciencia ficción espaciales, hemos podido aprender algunas cosas sobre ellos, como que pueden ser tan grandes como para devorar fácilmente todo  un sistema solar, y bueno, prácticamente desear que nuestro planeta nunca se encuentre con uno.

Pero los agujeros negros son más que simples glotones sin hambre, ¿sabías que son capaces de desplazarse y eso pone de nervios a los científicos pues tenemos un agujero negro cerca de nuestro sistema solar?

¿Sabías también que la ciencia no ha descartado la idea que parecen salidas de ciencia ficción como que entrar a ellas nos puede teletransportar, además de que ahora tenemos tecnología capaz de escucharla para saber más de ella?

Entonces, ¿qué es exactamente un agujero negro y de dónde vienen?

“La luz tarda tanto tiempo en recorrer el espacio que cuando miras las estrellas, posiblemente estés viendo la luz de una estrella que ha desaparecido hace millones de años”, es un hecho que hemos escuchado muchas veces como mera curiosidad.

LEER
Descubren por accidente qué sucede en nuestra mente cuando morimos

Y es cierto, estas estrellas o soles, son cada una todo un sistema solar como el nuestro, y como muchos planetas que simplemente explotan y se vuelven polvo, también los soles envejecen y mueren.

Pero a comparación de los planetas, todos estamos de acuerdo que los soles acumulan una impresionante cantidad de plasma y energía muy difícil de imaginar, especialmente aquellos que son tan grandes que harían ver a nuestro sol como una pulga al lado de un rascacielos.

Los científicos descubrieron que la mayoría de estos soles muertos, es especial lo más jóvenes, se transforman en estrellas de neutrones, pero hay algunos casos donde las reglas se rompen por completo.

Es en los soles que son por lo menos 15 veces más grandes que nuestro sol, que al entrar en el momento de explotar y convertirse en una hermosa supernova, ocurre algo inesperado.

La explosión lanza al espacio la mayor cantidad de restos de la estrella, pero quedan atrapados restos fríos (algo raro si tomamos en cuenta que una explosión puede generar una energía y calor monumental), causando que no haya un fenómeno de fusión.

Esta falta de equilibrio que únicamente ocurre en una estrella muy vieja y grande, hace que la fuerza de gravedad se repliegue a sí misma. Como cuando dejas caer una piedra en un lago, verás que en el centro ocurre un efecto de expansión y luego de retracción, pues algo similar ocurre.

LEER
Volcanes de Júpiter podrían liberar un océano escondido

En este momento, la gravedad adquiere una fuerza infinita en el centro de la supernova, ¿qué significa esto? Imagina un trampolín para saltar (el espacio), que tiene una canica en su superficie (la estrella), si presionas con tu dedo (gravedad) la canica, esta se empezará a hundir en el trampolín.

Ahora imagina que tuvieras una fuerza infinita (gravedad) que al presionar la canica esta se destruyera, pero además has causado un agujero en el trampolín (espacio), que si hubiera más canicas u objetos alrededor, todos se irían por el hueco, este es el principio del agujero negro.

Es tan poderoso que ni siquiera deja escapar la luz, pero claro que tiene su límite, pues si pasara por ahí un meteorito con una velocidad mayor al de la luz, este podría huir gracias a su gran velocidad.

Conoce al agujero negro más cercano a nuestro planeta, ¿deberíamos temerle?

Ha sido el Observatorio Europeo Austral (ESO) junto con otros institutos quienes descubrieron un agujero negro a 1.000 años luz de nuestro planeta, está tan cerca que incluso se puede observar a simple vista y tal parece que no viene solo.

Se dice que es un sistema triple, y existe una alta probabilidad que haya más de donde salió ese, y no les sorprendería que dentro de poco se encuentren algunos agujeros negros bastante similares por el vecindario.

LEER
Ciudad inteligente de Google en Canadá

Incluso uno de los investigadores de esta investigación, Petr Hadrava, ha admitido haber quedado sorprendido de haber hallado un agujero negro que está a la distancia de una estrella que se ve a simple vista, es decir, sin telescopio y ni siquiera sin binoculares, y se puede ver en una noche despejada en el hemisferio sur, no hace falta decir que no son noticias felices.

El equipo cuenta que fue hallado mientras observaban una estrella llamada HR 6819 para un estudio de estrellas binarias (sistemas solares que tienen dos soles) y fue entonces que hallaron un cuerpo bastante extraño que no habían visto antes: el agujero negro.

Inmediatamente empezaron a estudiarlo con toda la tecnología disponible, encontrando que tiene un tamaño cuatro veces más grande que nuestro Sol, y solo se trata una más de una docena de hoyos negros hallados tan solo en nuestra galaxia de la Vía Láctea.

Debido a su muy reciente descubrimiento, no se podría decir si se podría aproximar a nuestra dirección, pero está lo suficientemente lejos para no considerarlo una amenaza.

Gracias a tecnología de punta, han podido escuchar los ruidos de un agujero negro

Bueno, ruido como el que conocemos no es, pues recordemos que las ondas sonoras se propagan en nuestro planeta pero no en el vacío del espacio. Así que, aunque un astronauta empezara a tocar la guitarra o chocar sartenes, simplemente no se oiría nada.

LEER
Como interpretar los sueños

¿Entonces cómo es que han podido “escuchar” a los agujeros negros? Gracias a los rayos X. Así es, la forma de interpretar el universo muchas veces se hace a través de su luz, sus cargas eléctricas, y otra clase de señales como los rayos X (radiación).

La ciencia ha encontrado que muchos objetos en el universo emiten esta radiación, así que se han hecho de aparatos capaz de captarlos. Este en particular, se encuentra en la Estación Espacial Internacional y capturó ondas de rayos X del agujero negro.

Se sabe que cuando un agujero negro succiona material estelar emite rayos X , que a su vez rebotan y hacen una especie de eco en el gas que también consume.

Si bien esta radiación no tiene un sonido como tal, el Departamento de Educación y Música de la MIT, hicieron una conversión de estas señales a sonidos acústicos (muy similar a como lo haría un amplificador de guitarra eléctrica que transforma señales eléctricas en acústicas).

Como resultado, obtuvieron unos sonidos bastante ruidosos y caóticos, y eso es prácticamente el agujero negro comiendo materia, algo simplemente escandaloso como lo esperaríamos del depredador más grande del universo.

Pero entonces, ¿escuchar a los hoyos negros ha sido una mera curiosidad de la ciencia? Para nada, estas señales también nos acercan más hacia el entendimiento de los agujeros negros, sin duda algo importante de entender considerando que tenemos uno bastante cerca.

LEER
La fontana di Trevi, una de las fuentes más bellas del mundo

Por ejemplo, se dieron cuenta, de hecho, que había dos tipos de rayos X, una que tardaba más tiempo en llegar al aparato y otra  que era más rápida), pronto resolvieron que se trataba la luz emitida desde la corona del hoyo negro, y otra desde el disco de acreción (el polvo que gira alrededor del agujero negro).

Con ello, la ciencia se ha hecho de una forma más eficiente para poder medir las dimensiones de los agujeros negros, y posteriormente saber si son capaces de encogerse o expandirse, incluso cambiar de forma, entre otros cambios.

Gracias a estas señales de eco, los científicos pudieron hacer un mapa de los objetos que estaban girando alrededor gracias a la gravedad y observarlo con el tiempo para ver sus cambios y evolución.

Los resultados fueron impresionantes: Resulta que estos agujeros negros pueden pasar por varios cambios, uno de nominado “duro” que es donde emite una cantidad muy grande de energía, y luego a un estado más suave.

Esto también abriría la puerta a otro tipo de investigaciones sobre si los hoyos negros podrían tender a perder fuerza y simplemente desaparecer, o saber si estos cambios de estado pueden alterar lo que ocurre a su alrededor.

Investigadoras del MIT como Erin Kara, explica que esto también ayudará a saber cómo los supermasivos hoyos negros (que son incluso más grandes que la parte central de una galaxia), tienden a expulsar partículas a una escala cósmica tal que pueden terminan convirtiéndose en galaxias.

LEER
¿A cuántos centímetros equivale una pulgada?

¿Esto quiere decir que los hoyos negros son clave para la formación de nuevas galaxias? Aún es muy pronto para determinarlo pero hay razones fuertes para considerarlo, y esta es una de las tantas teorías que se empezarán a formularse gracias a estos avances.

La impresora de mano que puede etiquetar las superficies más imposibles