WhatsApp promete demandar a quien use mal su plataforma

El cada vez más creciente, incorrecto y mal intencionado uso de la aplicación de mensajería más famosa del momento, WhatsApp, ha provocado que recientemente éste actualice sus condiciones de uso, sin embargo; esta vez ya no se limitaría a bloquear usuarios, sino que podría levantar denuncias.

Las condiciones de uso de WhatsApp han sido claras desde el primer momento anticipándose a lo inevitable, el abuso de la aplicación para perjudicar a otros usuarios, desde el uso de spam arruinando la experiencia de otras personas, o incluso robar información importante causando un daño mayor como ya se ha visto en otras aplicaciones.

El mensaje fue claro: “A partir del 7 de diciembre de 2019, WhatsApp tomará medidas legales en contra de aquellos que se determine que están involucrados o asistan a otros a cometer abusos que violen nuestras Condiciones del servicio” 

Tanto los usuarios regulares de WhatsApp, como las empresas que hacen uso de la reciente versión WhatsApp Business, están advertidos que de no respetar las condiciones, la empresa de Facebook podría tomar medidas legales y demandas.

WhatsApp: Una codiciada mina de información

Es importante nunca perder de vista que esta plataforma maneja una cantidad enorme de información en sus conversaciones, y no solamente se refiere a información bancaria, sino otra fuente de oro que toda empresa desea tener a cualquier costo: edad, localizaciones, gustos, hábitos, etc., que significan claves determinantes para vender con éxito sus productos o servicios.

El gobierno también es otro interesado en espiar lo que los usuarios conversan con sus allegados, por eso WhatsApp trata de hacer lo posible para evitar que toda esa información caiga en malas manos, como su primer intento de  encriptación de conversaciones.

Actualmente, podemos ver en las tiendas de aplicaciones distintas Apps de terceros que funcionan como complementos para WhatsApp, sin embargo, los usuarios al descargarlos no se puede dar cuenta de que espías están siendo instalados en sus móviles para robar información.

Entre algunas de estas Apps no oficiales se encuentran “WhatsApp Plus” y “GB WhatsApp” que ayudan a tener opciones extras como personalización, ocultar los símbolos de mensajes leídos, evitar que otros vean la hora de la última conexión, deshabilitar el mensaje de “escribiendo…”, entre otros.

WhatsApp ya está tomando medidas a los usuarios de estas aplicaciones no oficiales bloqueando las cuentas de manera temporal ya que se considera un uso inapropiado de la App que de momento parece ser inofensivo, pero de caer en malas manos podría causar problemas mayores.

Condiciones duras para WhatsApp como un reflejo de los ataques a Facebook

Mientras no nos damos cuenta, Facebook, la empresa detrás de WhatsApp y otras aplicaciones como Instagram, reciben ataques constantes y cada vez más fuertes que intentan poner en jaque su sistema de seguridad para derrumbarlo.

Es por esto que no queda otra opción que apretar más fuerte contra aquellos usuarios  con oscuras intenciones ahora desde el plano legal, sin embargo; los usuarios comunes no tienen de que preocuparse por tan grande medida.

Además de la utilización de las aplicaciones no oficiales, otra manera de obtener información valiosa de los usuarios es mediante el acceso no  autorizado a las APIs ( las versiones de WhatsApp que se pueden desarrollar a través de WhatsApp Business), el spam o envío masivo a través de aplicaciones de terceros.

Lo anterior está contemplado en las nuevas condiciones de servicio pues también  pueden generar una mala experiencia en otros usuarios, provocando que estos abandonen la aplicación y como consecuencia generar pérdidas para el grande de la mensajería instantánea.

También el sistema de inteligencia y aprendizaje artificial que WhatsApp desarrolla para mejorar la experiencia del usuario han sido atacados fuertemente. De acuerdo con el más reciente reporte, ha habido más de 2 millones de cuentas suspendidas en un solo mes por malas prácticas.

Con esto, no queda de otra más que reflexionar sobre la debilidad actual de WhatsApp para mantener segura la información de sus clientes.

Como usuarios, es deber tener conciencia de qué se comparte con amigos, socios y familiares, también es deber reportar cuentas cuando haya indicios de estas prácticas perjudiciales y evitar a toda costa el uso de aplicaciones no oficiales para evitar estar sobre el ojo de WhatsApp.