Y cuando se establezca el coche eléctrico… impuesto a cargarlo

La implementación de autos eléctricos en distintos países aún está en una etapa inicial, mientras que en otros aún es una probabilidad lejana principalmente en países en vías de desarrollo.

Aún queda un largo camino por recorrer incluso en aquellos lugares donde estos vehículos ya han estado circulando desde hace un tiempo, y eso lo podemos ver en la escasez de estaciones de carga y aquellas legislaciones adaptadas a sus características particulares.

No fue hace mucho cuando las primeras leyes comenzaron regular aspectos que jamás se tuvieron que considerar con los autos convencionales, como aquellas normas donde se exigía que los automóviles emitieran sonidos determinados.

Todo esto por la preocupante de que los automóviles eléctricos no emiten el característico sonido del motor a combustión a la que los peatones y otros conductores están habituados, causando accidentes al no percatarse de la aproximación del vehículo.

Pero ahora, las leyes están evolucionando y expandiéndose conforme los automóviles eléctricos lo hacen, ahora concentrándose en el servicio de carga, pese a que muchos lugares ni siquiera se hacen de los suficientes.

 Australia ya debate poner impuestos a vehículos eléctricos

A pesar de que Noruega es el país que más avanzado se encuentra en la implementación de vehículos eléctricos y se podría decir que es la nación donde se están implementando normatividades, lo cierto es que Australia del sur es la que quiere llevar a la delantera.

LEER
Los próximos estrenos de Movistar+ para diciembre

Se les ha ocurrido que cargar un vehículo eléctrico debería de conllevar un impuesto, y aunque esto es solo una propuesta de momento, de aprobarse, se estima que los usuarios de estos vehículos deberán de pagar 2,5 centavos de dólar por la carga equivalente a un kilómetro.

Si lo comparamos con los 42,3 céntimos que los usuarios de vehículos a combustión pagan por litro de gasolina, esto sería prácticamente una pequeñez.

Pero si habláramos en términos anuales, los usuarios estarían pagando 300 dólares (250 euros) anuales, desde luego, este impuesto podría ir subiendo cada año hasta convertirse en una cifra aún más significativa.

De momento, en la región de Victoria esperan recaudar 30 millones de dólares en impuestos anuales con la cantidad de vehículos eléctricos que se estiman estarán circulando.

Impuesto a los autos eléctricos podría desincentivar su uso

Todos sabemos que los impuestos se implementan para recaudar fondos para realizar obras públicas y alimentar otros órganos del gobierno por el bien de la población.

Sin embargo, también cumplen el rol de desincentivar el consumo de productos perjudiciales, tal es el caso de los impuestos a bebidas alcohólicas, comida ultra procesada, e incluso el impuesto a la gasolina es para desincentivar un consumo perjudicial para el medio ambiente.

LEER
Las mejores series que puedes ver en Amazon Prime (II)

Debido a estos principios es que se ha causado una gran polémica por esta propuesta, pues se teme que las personas cada día se encuentren con obstáculos que permitan llegar a la importante implantación de vehículos no contaminantes con éxito.

Está claro que este impuesto tiene un enfoque meramente económico y de recaudación, como en el caso de Australia que permitiría equilibrar las pérdidas de impuestos de la gasolina conforme su consumo vaya decayendo.

Sin embargo, se teme que esto tenga un doble efecto contraproducente que no se esté visualizando de primera instancia y que deberían de considerar antes de aprobar esta propuesta.

Por otro lado, otros países europeos están tomando medidas de incentivación

La Unión Europea está más preocupado por el futuro del planeta que recaudar riquezas a comparación de Australia, por ello sus propuestas se inclinan a reducir los precios tan elevados que conlleva comprar un auto eléctrico, prácticamente quitándole los impuestos.

En España, por ejemplo, la reducción de modelos como el Nissan Leaf que tiene un costo aproximado de 35 mil euros, con la propuesta de retirar el IVA estos vehículos estarían costando alrededor de 29 mil euros, es decir, reduciendo los precios hasta un 21 por ciento.

Noruega, uno de los países más comprometidos por generar cero emisiones, ha podido adoptar los vehículos eléctricos con gran éxito gracias a que el gobierno incentivó a sus ciudadanos abaratando la adquisición y la manutención de estos carros.

LEER
Cómo añadir tonos de llamada personalizados con Zedge

Y estos son unos de los países de Europa que han estado reduciendo impuestos a autos eléctricos y sumando a los de combustión para salvar a nuestro planeta sin sacrificar su economía, sin duda, un ejemplo a seguir.

¿Y si el mapamundi perfecto en realidad son 2?

Cuba, conoce sus lugares y curiosidades