¿Y si el mapamundi perfecto en realidad son 2?

Durante cientos de años, el ser humano ha intentado por todos los medios tener una idea del mundo donde vive, razón por la cual los países más desarrollados se embarcaron en un viaje de exploración y conquista en búsqueda de nuevos parajes.

Es así como poco a poco, el mapamundi fue adquiriendo forma y las tierras, nombres. Sin embargo, incluso con una estación espacial orbitando nuestro planeta, teniendo una vista completa desde afuera, hasta la fecha aún hay mapamundis completamente erróneos.

Antes de siquiera empezar a contar la novedad de que ahora existen dos mapamundis, primero hablemos por qué debería haberlos, ¿acaso la imagen de nuestro mundo está tan distorsionado?

Abran sus libros de geografía, niños, en la página del mapamundi

Desde niños hemos visto un solo tipo de mapamundi, es más, te invito a buscar la imagen del mapamundi en internet, donde vemos lo inmenso que Canadá, los pocos que muestran la Antártica, se ve una plasta de hielo inmenso que va de extremo a extremo de la hoja, abarcando desde el continente americano, hasta el país australiano.

Si, duda, siempre hemos sabido que África es mucho más amplia que toda Europa, y Groenlandia es al menos la mitad del tamaño de la titánica Rusia. Esta imagen es la que todos hemos conocido desde siempre y los que aún están impresos en los nuevos libros de texto.

LEER
El origen del día de San Valentín

Esta versión fue creado por Gerardus Mercator en 1569, quien trató de proyectar el mundo como si fuese un cilindro, pero ahora sabemos que hizo lo mejor que pudo con la tecnología de la época.

Pero, de hecho, este mapamundi de toda la vida es tan impreciso que podría impactarte, y de hecho, muchos se han dado a la tarea de re-interpretar las dimensiones de los continentes y la distancia que hay entre ellos.

Proyección del mundo de Gall-Peters

Peters presentó en 1974 una nueva forma de interpretar el planeta, esta vez no en un cilindro, pero coincidió con otro mapa que fue ideado en el siglo XIX por James Gall, razón por la cual este nuevo mapamundi fue bautizado como Gall-Peters (corre a buscarlo).

Este mapamundi parece haber sido estirado a comparación del anterior, mostrando unas dimensiones muy extrañas para nuestros ojos, donde de hecho, México es tan largo como Estados Unidos, Canadá es pequeñísimo y Groenlandia es diminuto a comparación del que ya conocemos.

Europa no es más larga que México, y África podría ser tan grande como toda Asia completa, por cierto, Japón puede ser de la misma longitud que Centroamérica, sin duda, las dimensiones son completamente diferentes.

Un video viral donde se muestra una profesora comparando ambos mapamundis, señala que el tradicional de los libros de texto fue distorsionado a propósito para hacer que los países católicos y más ricos fuesen mucho más grandes y además estuvieran en el centro del mapa de papel

LEER
El misterio de la carta que fue leída sin ser abierta

La supuesta versión verdadera de Gall-Peters, por otro lado, muestra de hecho a África en el centro y enormemente imponente, los países en vías de desarrollo son inmensas a comparación de los países europeos que antes se mostraban enormes, apenas parecen migajas ahora.

Con esto podemos darnos cuenta que no siempre la interpretación del planeta se hizo con finalidades científicas, sino que en algún momento pudo haber influencias políticas y religiosas (que en aquel tiempo también eran parte del poder de un país).

Proyección de Mollweide y Babinet

Seguramente alguna vez viste la interpretación de  Mollweide de nuestro planeta. Es mejor conocido por presentarse en forma de un óvalo a comparación de las siempre cuadradas que caben en la página de un libro.

Karl Brandan Mollweide fue el matemático y astrónomo que presentó esta proyección en 1805, y fue muy popular durante ese siglo, donde fue popularizado luego de que Jaques Babinet lo mostrara como una proyección casi cilíndrica, con su respectiva línea ecuatorial y su meridiano perpendicular.

Jaques luego abandonó la forma ovalada y la transformó en un círculo cortado, algo parecido a un abanico de mano o la figura de Pac-Man, donde al igual que los palitos que un abanico, las rectas se unen en un solo punto.

El mapamundi de Buckminster Fuller

Fuller fue uno de los exasperados por el tradicional mapamundi que evidentemente estaba distorsionado, así que en 1946 hizo su propia proyección, sin duda, la más extravagante de todas  y evidentemente la menos factible, pero hizo el intento.

LEER
Esta cuna nos muestra lo que verán nuestros hijos en el futuro

Dymaxion map es el nombre de este mapamundi, y para entenderlo tendrás que remontarte a tus clases de figuras geométricas de la escuela primaria, cuando tuviste que recortar unas figuras para después unirlas con pegamento y obtener una figura geométrica tridimensional, como cilindros, cubos, etc.

Pues bien, el Dymaxion map se presenta como un poliedro desarmado, que si de hecho, lo recortaras y trataras de armas, podrás obtener una representación del planeta tierra aunque con ejes bastante picudos.

El dilema de encontrar un mapamundi que pueda ser transformado en una esfera

¿Recuerdas haber armado una esfera en tus clases de figuras geométricas tridimensionales?, seguramente no porque es imposible poder hacerlo, es decir, tener una figura en papel y transformarlo en una esfera perfecta.

Es algo muy similar a lo que sucedían en los videojuegos de antes, si tuviste el primer Play Station, seguramente recordarás haber entrado por primera vez en un videojuego con entorno 3D, pero debido a que todas las figuras estaban hechas con polígonos, nunca pudimos ver una esfera en esos juegos.

Conforme la tecnología fue avanzando, se pudo lograr algo que no se puede hacer con un papel, tijeras y un poco de pegamento, crear una esfera poligonal, ¿cómo lo hicieron?, los polígonos eran miles y tan pequeños, que a simple vista no se veían y daba la impresión de una esfera espinosa.

LEER
Ciudad inteligente de Google en Canadá

¿Qué tiene que ver esto con los mapamundis?, que nadie hasta ahora había podido hacer esto  a la inversa, es decir, tomar una esfera y convertirla en una figura bidimensional que pudiera ser impresa en un libro o un mapa.

Como pudiste ver, muchos lo intentaron de tantas formas diferentes, pero el resultado era el mismo: los continentes y las distancias seguían siendo distorsionadas al momento de pasarlas a dos dimensiones, hasta ahora.

Paren todo, la solución está en tener dos mapamundis en vez de uno solo

Fue la Universidad de Princeton y sus astrofísicos quienes ha dado una posible solución a este dilema, tal vez no obteniendo la precisión más exacta, pero sí la más cercana con un poco de creatividad.

Su creador, Richard Gott, ha resuelto evitar tratar de poner todo el mapamundi en una sola hoja, en vez de eso, ocupemos el revés de la hoja.

Para esto, tomó el globo terráqueo y lo partió a la mitad por la línea del Ecuador, y lo extendió como si fuesen dos tortillas o discos, los cuales pueden ser colocados por separado en la misma página, o usando el revés de este.

Gott prefiere la segunda opción, como si se tratase de un disco de vinilo, tendríamos de un lado de la hoja la parte norte del Ecuador, y girándola, en el revés podremos encontrar la parte sur, con los polos justo en el centro de la hoja.

LEER
La polémica del maratón récord de Kipchoge

Ahora, podemos tener una visión mucho más clara de dos continentes tan mal interpretados como la Antártida y Australia, siendo el primero mucho más pequeño y el segundo más grande.

Groenlandia también se ve mucho más pequeño, y México mucho más inmenso a comparación de Estados Unidos. África mostrándose como el más titánico de todos abarcando el continente Europeo y Asiático, este último menos extenso a lo que estamos acostumbrados.

Pese a que este podría ser la solución a todos los problemas, aún se busca que todo el mundo sea interpretado de una sola vez sin tener que darle vuelta a la hoja, pues es mucho más fácil realizar el trabajo de estudio si se hace en una sola página o imagen digital.

Así que podríamos interpretar el trabajo de Gott como uno de los intentos que más se acercan a algo lo suficientemente absoluto y conveniente, para convertirlo en el nuevo mapamundi que se muestra en los libros de textos, enciclopedias y sitios web educativos. Aún queda un largo camino por recorrer, y ya hay varias personas trabajando en sus propias propuestas, donde podría haber dos posibles escenarios, una donde finalmente puedan poner el mundo en la cara de una hoja, o la otra donde la tecnología sobrepasa la idea aferrada de usar papel y usar hologramas por ejemplo, una tecnología a los que todos tengamos acceso.

Instagram: Verifica en que dispositivos se ha iniciado sesión

Y cuando se establezca el coche eléctrico… impuesto a cargarlo